Esta colaboración con la , que viene prestando la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde hace más de diez años, se prolongará durante toda la campaña de atención presencial de presentación de la Declaración de la Renta del ejercicio 2018, que ha comenzado este martes y que se prolongará hasta el próximo 1 de julio, ha informado la Junta en nota de prensa.

En concreto, este año serán 32 los empleados públicos de la Administración regional que se encargarán de atender un total de 11 puestos de asistencia, reforzando la colaboración en relación a la campaña del pasado ejercicio.

De esta forma, los 11 puestos de asistencia de este año se ubican cuatro en Albacete, dos en Ciudad Real, Guadalajara y y uno en la provincia de Cuenca.

Dichos puestos, integrados en las plataformas conjuntas de asistencia a los contribuyentes instaladas por la AEAT, se estima que ayudarán a los ciudadanos a confeccionar y presentar unas 5.500 declaraciones tributarias.

Facilitar a los ciudadanos de la región el cumplimiento de sus obligaciones tributarias es el objetivo de esta actuación conjunta, que se fundamenta en el principio elemental de colaboración entre administraciones públicas.

Además, esta colaboración tiene su razón de ser en que el IRPF es un tributo parcialmente cedido, es decir, Castilla-La Mancha resulta destinataria del 50 por ciento de la recaudación del impuesto, lo que revierte directamente en los castellano-manchegos, a través de los presupuestos generales de la Junta de Comunidades.