Solo dos comunidades autónomas han crecido su número de donaciones por encima de Castilla-La Mancha, concretamente , que ha subido un 100 por cien, y , un 83 por ciento. Detrás de Castilla-La Mancha se sitúan la Comunidad Valenciana y , con crecimientos del 38 y 31 por ciento, respectivamente, según la evolución de la actividad de la donación de órganos y trasplantes de la ONT.

La Junta ha informado en nota de prensa de que entre enero y marzo de 2019, los centros hospitalarios de la región han registrado un total de 24 donaciones de órganos. La tasa interanual de donación se sitúa en 48 donantes por millón de población.

Del total de donaciones, 19 han sido donaciones en muerte encefálica -tres más que en el primer trimestre de 2018—, y cinco procedentes de pacientes en asistolia frente a una única donación de este tipo que se produjo en el mismo periodo del año anterior.

La donación en asistolia es la donación de órganos y tejidos que proceden de una persona a la que se le diagnostica la muerte tras la confirmación del cese irreversible de las funciones cardiorespiratorias (ausencia de latido cardiaco y de respiración espontánea durante más de cinco minutos).

La obtención de donantes de órganos a corazón parado es una de las líneas de actuación en la que viene trabajando la en los últimos años con el fin de incrementar el número de donaciones en Castilla-La Mancha.

Por otra parte, durante los tres primeros meses del año los equipos de trasplantes de los Complejos Hospitalarios Universitarios de Albacete y han realizado un total de 34 injertos renales.

La coordinadora de la Unidad Autonómica de Coordinación de Trasplantes, , se ha mostrado optimista ante estos datos aunque ha aclarado que “no hay que bajar la guardia”. Por esa razón, ha subrayado que el Gobierno autonómico va a seguir dando un mayor impulso a la información, a la formación y a la concienciación de los ciudadanos la donación de órganos.