El Ejecutivo castellano-manchego ha hecho esta valoración tras conocerse este miércoles las estimaciones mensuales de crecimiento del PIB regional del Ceprede, según las cuales el crecimiento del PIB en Castilla-La Mancha este año será del 3,3 por ciento, dos décimas superior al del conjunto de España, que estima en el 3,1 por ciento.

De acuerdo con estos datos, y según menciona la Junta en un comunicado, la región “será la segunda comunidad autónoma que registre un mayor crecimiento de su economía durante 2016, lo que refleja el impulso dado al crecimiento económico por el Gobierno de ”.

“Unas estimaciones positivas en las que coinciden diversos organismos de análisis independientes, que apuntan que el crecimiento de Castilla-La Mancha estará por encima de la media nacional tanto este año como en 2017”, ha defendido el Ejecutivo en un comunicado.

Así, se ha referido el Observatorio Regional de España del cuarto trimestre de este año publicado recientemente por Research prevé que el PIB de Castilla-La Mancha crecerá un 3,4 por ciento este año y un 2,6 por ciento el próximo año, mientras que el conjunto nacional lo hará un 3,3 por ciento y un 2,5 por ciento, respectivamente.

Este “mayor desarrollo” de la economía regional, afirman desde la Junta, respecto a la nacional “también es evidente en las últimas previsiones económicas de la Fundación de las (Funcas), que estiman que la región crecerá un 3,2 por ciento en 2016 y España lo hará un 3,1 por ciento”; una diferencia que “aumenta al año siguiente, en 2017, cuando Castilla-La Mancha crecerá un 2,5 por ciento y el conjunto de comunidades autónomas un 2,3 por ciento”.

También hace alusión el Ejecutivo regional que “un buen ejemplo de la buena marcha de la economía castellano-manchega es el número de empresas creadas durante esta legislatura, que asciende a 3.668, así como que la mortandad empresarial haya caído más del 30 por ciento en el primer año de actividad del Ejecutivo de Emiliano García-Page”.