La reunión, con responsables a nivel de Dirección General de los distintos departamentos autonómicos, se incardina en los planes ya hechos públicos por la ministra en su primera comparecencia en el el pasado julio, cuando puso el acento en emprender una reforma integral de la ley, así como elaborar planes de localización y exhumación de fosas comunes, poner en marcha planes específicos sobre desapariciones y confeccionar un censo de víctimas de la Guerra Civil.

Según explicó, estas iniciativas se centralizarían en la Dirección General para la Memoria Histórica, incardinada en la Subsecretaría de Justicia y que cuenta con una Subdirección General de ayuda a las víctimas de la guerra civil y de la dictadura y una División de coordinación administrativa y relaciones institucionales.

En concreto, sus objetivos principales son la puesta en marcha del mencionado plan para la exhumación de fosas, junto a “competencias que recuperan actividades desarrolladas por la anterior oficina de atención a víctimas” y “tareas de coordinación administrativa y relación con el tejido asociativo”. Delgado concretó que este organismo facilitará datos anuales de exhumaciones, localizaciones, peticiones registradas y prospecciones, tengan o no éxito.