La construcción de la Autovía Cuenca-Albacete permitirá reducir el tiempo de recorrido entre ambas capitales de provincia en más de un 40 por ciento. Así lo destacó hoy en Cuenca el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, que señaló que los 128 kilómetros de longitud de esta nueva vía de comunicación podrán recorrerse en “una hora y unos minutos”, puesto que la velocidad media será de 120 kilómetros por hora.

La estimación del flujo de vehículos que discurrirá por esta nueva vía de comunicación se sitúa en más de 8.000 diarios.

Sánchez Pingarrón, que presentó el trazado definitivo de esta autovía junto con el consejero de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, avanzó que el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) publicará el próximo lunes la Declaración de Impacto Ambiental positiva de esta infraestructura. Un documento imprescindible que “nos permite fijar definitivamente el trazado y los plazos”.

Esta nueva infraestructura beneficiará de forma directa a una población superior a 262.000 habitantes y, además de permitir la comunicación rápida entre dos capitales, posibilitará la vertebración de todo el territorio por el que discurre. Así, habrá 21 enlaces que permitirán el acceso tanto a las poblaciones afectadas como a las carreteras que se cruzan a su paso.

Con un presupuesto superior a 500 millones de euros, el titular de Ordenación del Territorio y Vivienda calificó su ejecución de “compleja”, ya que contempla la construcción de 56 pasos superiores, 32 pasos inferiores y 14 viaductos.

Una vez obtenido el Declaración de Impacto Ambiental positiva, a lo largo del próximo año se redactarán, informar y aprobar todos los proyectos técnicos de ejecución de la autovía, así como el estudio de viabilidad previo a su licitación. En este punto, Sánchez Pingarrón explicó que forma simultánea a la licitación de las obras, que será a finales de 2009 o principios de 2010, “llevaremos a cabo todo el proceso de expropiación de terrenos con el fin de poder iniciar las obras en 2011”.

Del mismo modo, indicó que la infraestructura que unirá Cuenca y Albacete pasará a llamarse Autovía del Júcar, como homenaje a este río tan importante para Castilla-La Mancha, en general; y para ambas provincias, en particular.

La construcción se realizará en dos tramos

En referencia a la construcción de la autovía, el titular de Ordenación del Territorio y Vivienda manifestó que se llevará a cabo en dos tramos iniciado de forma conjunta. Uno partiendo desde Cuenca hacia el enlace con la A-3 en Motilla del Palancar, y otro partiendo desde Albacete hasta este mismo punto.

Los municipios beneficiados por la autovía son Albacete, Tarazona de la Mancha, Madrigueras, Motilleja y Mahora en la provincia de Albacete; y Cuenca, Arcas del Villar, Fuentes, Olmeda del Rey, Monteagudo de las Salinas, Solera de Gabaldón, Almodóvar del Pinar, Gabaldón, Campillo de Altobuey, Motilla del Palancar, El Peral, Villanueva de la Jara y Quintanar del Rey en la provincia de Cuenca.