El carril-bici, en el tramo que va desde Albacete hasta el origen de la CM-3218 en Valdeganga, tiene una anchura de tres metros más la anchura necesaria de medio metro para colocar una barrera de hormigón que separará a los ciclistas del tráfico de la carretera, en los tramos que discurre adosado al arcén de la misma. A lo largo de la carretera CM-3218 el carril-bici utiliza la antigua carretera por lo que tendrá una anchura de cinco metros.

Alejandro Gil se mostró confiado en que una vez que se han superado los problemas de adjudicación para la construcción de esta carretera, su uso sea una realidad a partir del mes de octubre, ya que las obras se encuentran en un avanzado estado de realización.

En total, en estos poco más de 20 kilómetros se realizará una inversión de 6,8 millones de euros, casi 1.130 millones de pesetas.

Además, el consejero de Obras Públicas también visitó el acondicionamiento de la CM-3106, entre Tarazona de la Mancha y Mahora, 18 kilómetros y un presupuesto de adjudicación de casi 4 millones de euros, 658 millones de pesetas. La obra se inicia en la N-322 (Tarazona de la Mancha) y finaliza en la circunvalación de Mahora pasando por el municipio de Madrigueras, para cuyo proyecto de variante se está realizando un estudio informativo.