El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el ministro de Cultura, César Antonio Molina, inauguraron este miércoles en Albacete la nueva Casa de Cultura ‘José Saramago’. “Un santuario en el que debemos cuidar y mantener viva a la cultura”, apostilló Barreda.

Tras un minucioso recorrido por las instalaciones junto a la alcaldesa de Albacete, Carmen Oliver, el presidente Barreda felicitó a los que tuvieron la iniciativa de crear este “gran espacio lleno de luminosidad que será casa de cultura de los ciudadanos, de los vecinos, de los libros, un lugar de encuentro que servirá para formarse y educarse”, manifestó.

En un auditorio repleto, el presidente aseguró que en la cultura, la educación y la formación es donde se deben poner todas las esperanzas de superación y que la nueva Casa de Cultura de Albacete reúne todas las condiciones para dar rienda suelta a esas esperanzas.

Del mismo modo significó la amplitud de espacios y distribución arquitectónica de un edificio en el que se forman y aprenden jóvenes y mayores, y que albergará importantes exposiciones de pintura y escultura. “Este será un lugar de convivencia y tolerancia porque la cultura nos enseña a convivir y a compartir”, manifestó.

Para el presidente de Castilla-La Mancha, la cultura y la educación van de la mano de la formación que es prioritaria para mejorar la capacidad para la competencia. “Hoy nuestro futuro pasa por la cualificación de cada miembro de la sociedad y si mejora la masa crítica satisfaceremos nuestras propias necesidades materiales y espirituales”, añadió.

“Hoy es un día grande para Albacete, para Castilla-La Mancha y para España”, manifestó el presidente Barreda, que agradeció al ministro de Cultura su presencia en la ciudad así como la apuesta que desde el Ministerio se hace por Albacete al hacerla capital referencia del arte circense con la ubicación del Museo y Centro para la Difusión del Circo

Las últimas palabras del presidente autonómico fueron de recuerdo y reconocimiento para el escritor luso José Saramago, “un gran intelectual que nos ha enseñado que el peor ciego es el que no quiere ver”.

Un gran espacio y una gran marca

En la misma línea de afecto se pronunció el ministro de Cultura respecto al Premio Nobel de Literatura que hoy, por problemas de salud, no ha podido acudir a la inauguración del edificio que lleva su nombre. Para Molina, este edificio es importante porque se trata de un nuevo espacio para el conocimiento y la libertad y porque “la marca Saramago es una marca contundente del valor y la responsabilidad social y colectiva”.

César Antonio Molina, que aplaudió las condiciones del edificio, destacó las condiciones del mismo al convertirse en “hilo que ha cosido un entramado urbano” y opinó que la cultura es sinónimo de progreso y cohesión social.

El ministro aprovechó la ocasión para ofrecer toda la colaboración del Gobierno de España en iniciativas de estas características y recordó que el Centro para la Difusión del Circo será una referencia nacional para el arte circense.

La alcaldesa de Albacete, Carmen Oliver, mostró su satisfacción ante la inauguración de esta Casa de Cultura que tanto aportará al ámbito social y cultural de la ciudad, la provincia y la región y aseguró que “la cultura y la educación son los instrumentos más eficaces para la igualdad y la libertad”.

Oliver, que también tuvo un recuerdo para Saramago, añadió que ha firmado con el artista castellano-manchego Antonio López un convenio de colaboración por el que, junto a la Universidad Complutense, se va a instaurar en la Casa de la Cultura José Saramago la Cátedra Extraordinaria ‘Ciudad de Albacete’.

Características de la Casa de Cultura

La Casa de Cultura José Saramago se ubica en la confluencia de diversos barrios de Albacete. Se ha concebido como un espacio abierto, luminoso y moderno destinado a hacer de la cultura un servicio público.

Se llevará a cabo una actividad continuada de debate y divulgación artística a lo largo del año, junto con la actividad educativa y cultural que anualmente se programa desde la Universidad Popular, con un calendario similar al escolar.

La Casa de la Cultura, que ha contado con una inversión cercana a los 7 millones de euros, es un conjunto de edificaciones anexadas que dejan en el centro un amplio espacio a modo de plaza. Ubicada junto al barrio de La Milagrosa, está situada entre las calles Jorge Juan y Carbajal en una parcela municipal de 14.000 metros cuadrados.

Se trata de una moderna construcción que dispone de planta baja, primera y segunda planta, distribuyéndose los espacios de la siguiente manera: Planta baja: punto de información, teatro, sala de conferencias, espacios expositivos, biblioteca, aulas, sala de profesores, punto de encuentro y despachos de administración; primera planta: dispone de un total de 12 aulas y espacios comunes de tránsito y encuentro y segunda planta: dispone de un total de 15 aulas y espacios comunes.

El Auditorio tiene cabida para 286 personas y la sala de conferencias para 100. Además, el edificio consta de cinco patios interiores, dos de ellos rectangulares con una superficie de 778 y 425 metros cuadrados respectivamente, y tres cuadrados de 60 metros cuadrados cada uno, donde también se puede mostrar la obra de creadores en el campo de la escultura, así como realizar actividades al aire libre.

José Saramago es Premio Nobel de Literatura en 1998. Su ligazón profunda con Castilla-La Mancha deviene de su nombramiento como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Castilla-La Mancha en 1997 en el Paraninfo de San Pedro Mártir, bajo la presidencia de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias Felipe de Borbón. El proyecto de Universidad de Mayores, promovido y desarrollado por la Universidad de Castilla-La Mancha, también lleva su nombre.

Exposición ‘Espacios para el diálogo’

En el acto de la inauguración quedó abierta al público la exposición Espacios en Diálogo del coleccionista Viñas, con obras de Dalí, Brancussi y Kalder.