La Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural ha iniciado el pago a los titulares de explotaciones que solicitaron las ayudas al amparo de la Orden por la que se establecen las disposiciones de aplicación del régimen de ayudas al control integrado del olivar.

El Gobierno regional abonará, en los próximos días, los derechos de las ayudas a 8.424 titulares de explotaciones de olivar. En este primer pago, los beneficiarios percibirán un total de 6,88 millones de euros, en el marco de las medidas agroambientales contempladas en el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013.

Del total de 8.424 beneficiarios, 649 tienen la explotación en la provincia de Albacete, 3.006 en Ciudad Real, 853 en Cuenca, 476 en Guadalajara y 3.440 en la provincia de Toledo.

Este primer pago afecta a un total de 57.084,33 hectáreas en toda Castilla-La Mancha, de las cuales 3.030,65 hectáreas corresponden a la provincia de Albacete, 26.427,17 hectáreas a Ciudad Real, 3.594,83 hectáreas a Cuenca, 3.283,05 hectáreas a Guadalajara y 20.749,26 hectáreas están ubicadas en la provincia de Toledo.

Por otra parte, la Consejería resolverá más expedientes de ayudas al control integrado del olivar en los próximos meses.

Requisitos a cumplir

Para tener acceso a estas ayudas los agricultores deben adquirir, durante cinco años una serie de compromisos de carácter ambiental y que tienen como objetivo la mejora del entorno y la conservación de los recursos naturales.

Se exigen compromisos de gestión y administración, además de la pertenencia a una Asociación de defensa vegetal o disponer del asesoramiento de un técnico de una Organización Profesional Agraria reconocida o Cooperativa agroalimentaria con ámbito en Castilla-La Mancha. También existen otros compromisos conservacionistas, como el mantenimiento de setos y ribazos, vegetación en lindes y márgenes para reserva ecológica y mantenimiento de la biodiversidad.

El resto de compromisos tiene que ver con las prácticas de cultivo, así pues, es obligada la realización de un análisis de suelo, mediante el que se determinará la acidez y los niveles de nitrógeno fósforo y potasio, y establecer un plan de fertilización según los resultados.

Por el cumplimiento de los compromisos mencionados los agricultores recibirán una prima unitaria de 124,71 euros por hectárea y año.