Castilla-La Mancha ya cuenta con una Ley de Economía Circular, después de que en la sesión plenaria de este jueves el Proyecto de Ley planteado por el Gobierno regional haya recabado el visto bueno de los 19 diputados del PSOE y los 4 de la bancada de Ciudadanos, con la abstención del PP.

El consejero de Desarrollo Sostenible, , ha pedido a PP y Ciudadanos que apoyen la Ley de Economía Circular elaborada por su departamento para que la norma vea la luz con la unanimidad de la Cámara regional. Por parte de los grupos, solo el de Ciudadanos ha avanzado su voto positivo, aunque poniendo “deberes”.

En el pleno de las Cortes, el titular regional de Desarrollo Sostenible ha arrancado su intervención parafraseando a Napoleón, que dijo que es “injusto que una generación sea comprometida por la precedente y que hay que encontrar un modo de preservar a las venideras de la avaricia de las presentes”. De ahí que haya pedido a los parlamentarios de la oposición que piensen en esas generaciones venideras y en garantizarles un futuro estable.

“Para lograrlo traemos esta Ley de Economía Circular, que marca la senda hacia un futuro sostenible y un trabajo de diálogo y acuerdo para transitar a un cambio de modelo”, ha dicho Escudero, que ha insistido en la necesidad de que la región se dote de esta ley para poder cumplir con la Agenda 2030 y los 17 objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas.

“Estamos ante una situación sin precedentes en materia climática y por ello es necesaria esta ley, con la que afrontamos la crisis ambiental y respondemos al desafío del cambio climático, de transición energética y de conservación de la biodiversidad”, ha defendido el responsable Desarrollo Sostenible, que ha urgido a proteger a la ciudadanía y a las empresas ante la escasez de materias primas.

“La ley ofrece una oportunidad a la región para crear nuevas empresas basadas en la innovación, la eficiencia energética y energía renovables, que va a crear empleo. No queremos perder el tren del desarrollo ni el de la sostenibilidad”, ha dicho.

El consejero, que ha repetido que esta norma ha sido refrendada por la sociedad civil de la región, ha pedido al PP, que enmendó a la totalidad la norma, que cambie la dirección de su voto y la apoye. “Merece la pena avanzar juntos hacia una región sostenible y situar a Castilla-La Mancha a la vanguardia de Europa”, apuntado.

EL APOYO DE CIUDADANOS, PERO CON CONDICIONES

De su lado, el presidente del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, , ha asegurado que su formación apoyará la norma “porque da un paso adelante”, pero poniendo al Ejecutivo regional “deberes” para que no se convierta en “papel mojado”.

El primero de ellos, ha defendido Ruiz, es dotarla de presupuesto porque “no tiene pasta”. “Se remiten a los fondos europeos que pueden llegar o no, pero en todos los millones de euros que suman los presupuestos de Castilla-La Mancha para el 2020 no han dotado a la ley de un euro”.

Luego de denunciar que la aprobación de la Ley de Economía Circular conlleva la creación de nuevas estructuras en la administración, que van a tener que pagar todos los castellanomanchegos, ha alertado de que esta norma tiene visos de que a la región “le peguen un revolcón importante”, pues cuenta con un informe negativo del sobre la tasa de residuos que contempla.

“Hay prisas por sacar la ley y colgarse medalla de que es la primera ley nacional. Pero ya existe en otras comunidades y puede que la medalla se nos caiga en el pie”, ha advertido Ruiz, que también ha lamentado que la ley, que no habla de agua, tan solo esté compuesta por nueve artículos, algo que a su modo de ver evidencia que no tiene “enjundia”.

“Como declaración de intenciones está bien. Como ley tiene muchas carencias y les pido que corrijan esas carencias”, ha defendido el responsable de Ciudadanos, que ha terminado instando al Gobierno regional a que haga las cosas bien, para que Castilla-La Mancha deje de ser una región “atacada por la sequía, la desertización, los cauces sucios y con una mala gestión de residuos”.

EL PP CRITICA LA “URGENCIA” DEL GOBIERNO

La crítica a la “urgencia” con la que se ha hecho esta Ley de Economía Circular también ha estado presente en la argumentación esgrimida por la diputada del Grupo Popular que, tras asegurar admitir las bondades en materia de creación de empleo que abre la norma, ha exigido al “compromiso real”.

Y es que, a su entender, la aprobación de la norma este jueves “solo busca una oportunidad de aprovechar la Cumbre del Clima que se va a celebrar en para colgarse medalla de ser la primera región con una ley de estas características, pero está vacía de contenido y de presupuestos”.

Y es que Guerrero ha criticado que el Ejecutivo condicione el desarrollo de la norma a la elaboración, dentro de 12 meses, de una estrategia posterior, algo que a su modo de ver hace que sea “poco ambiciosa”. “Es una ley para cubrir expediente y cumplir con Europa pero no para concienciar sobre la regulación de este tema y combatir el cambio climático”, ha añadido.

“Los breve y concisos nueve artículos de la ley, que evidencian su escaso contenido y nulo presupuesto, necesitan de una nueva redacción para ampliar y detallar postulados”, ha condenado también la parlamentaria del PP, que ha pedido al Gobierno regional que, si quiere que entre todos elaboren una verdadera ley de economía circular “sin prisa”, incluya a los partidos políticos en la Comisión de Colaboración y Coordinación, que se creará en virtud del artículo 8 de la norma.

“El PP seguirá trabajando para proponer modificaciones de la ley y para dar solución a las inquietudes y demandas de colectivos implicados a los que la ley de hoy no da solución. Queremos un cielo limpio y una tierra sana, pero hechos nos amores y no buenas intenciones”, ha zanjado.

DOS AÑOS DE ELABORACIÓN

En su turno de réplica, y después de que el diputado del PSOE defendiera que el hecho de ser “breve y concisa” no implica que la ley sea “mala”, el consejero ha desmentido que la norma se haya elaborado con prisas, pues se ha invertido en ella casi dos años, y además “no es Patente de Corso del Gobierno regional”, pues pertenece a las organizaciones y empresas que se han implicado en su elaboración.

De igual modo, y tras la critica del diputado de Cs, ha explicado que la norma ha pasado tres veces por el y cuenta con el visto bueno del Consejo Consultivo. Ha añadido que también dispone de una memoria económica de tres millones de euros y fondos europeos.

Por último, y tras asegurar que el capítulo que menos peso tiene en su Consejería es el de personal, pues destina el 85 por ciento de los recursos al bienestar del medio natural, ha defendido que no irán a la Cumbre del Clima para ponerse una medalla, sino porque el Gobierno regional tiene claro que Castilla-La Mancha “ha de ser parte de solución y no del problema y quiere dejar huella positiva” en este encuentro mundial.