El grupo sigue contribuyendo a la financiación de las necesidades de familias y particulares de Castilla-La Mancha. Prueba de ello es que, hasta junio, la entidad mejoró notablemente sus números en hipotecas. Con una demanda cada vez más recuperada y un mercado inmobiliario al alza, los préstamos hipotecarios crecieron un 49,9 por ciento, respecto al mismo periodo del año anterior.

En total, el banco aprobó, en los seis primeros meses del año, 1.033 operaciones hipotecarias, por los 689 créditos a los que se dio luz verde en el mismo periodo de 2016.

Estos buenos datos se reflejan también en el volumen. El importe prestado por Liberbank en el primer semestre del año creció un 58,4 por ciento hasta alcanzar los 97 millones de euros, por los 61 millones del mismo periodo del año 2016.

Para Liberbank facilitar financiación en hipotecas supone contribuir a mejorar las condiciones de vida y acceso a una vivienda de familias y jóvenes castellano-manchegos, además de apoyar a la recuperación económica a través del dinamismo de uno de los sectores, como la construcción, que mayor empleo genera en la sociedad.