Esta medida da continuidad a la reducción paulatina de ratios iniciada en la pasada legislatura, y cuyo último ajuste se produjo el pasado mes de enero, cuando se fijó en 25 alumnos el máximo permitido en tercer curso de Primaria y en 28 el límite en los cursos quinto y sexto de Primaria.

En el curso 2012/2013 las ratios se colocaron en 30 alumnos en los cursos de Primaria, 36 en el caso de Educación Secundaria Obligatoria y 40 en Bachillerato.