El portavoz del Gobierno, , ha explicado en rueda de prensa que el Ejecutivo autonómico considera ilegal ese trasvase debido a que para computar el total de agua embalsada antes de trasvasar se cuenta “el lodo” —nivel de agua cercano a los 120 hectómetros— además de que se vulnera “el principio de prioridad de la cuenca cedente” por dar por imposible un caudal ecológico suficiente en las localidades por las que pasa el río Tajo.

“No se respeta la proporcionalidad, se ha trasvasado todo lo posible, y se ha trasvasado por la traición que planteó Cospedal en la firma del ”, ha dicho Hernando, quien ha apuntado que este documento “establecía una condena de techo máximo a la que Castilla-La Mancha puede aspirar”, ya que toda vez que se superen los 400 hectómetros cúbicos en Entrepeñas y Buendía, el agua “se irá” al Levante.