Así lo ha puesto de manifiesto el titular regional de Agricultura durante la presentación de la (ALAS) en Castilla-La Mancha, preguntado sobre el rechazo de la Comisión Europea al proyecto de Agricultura donde se exigía que figurase en la etiqueta, no solo la procedencia de la misma, sino el porcentaje de miel de cada país.

“Hacemos un flaco favor a los consumidores si no aprobamos una normativa de etiquetado que especifique claramente la procedencia de la miel, porque es probablemente un producto que depende mucho de que le haga correctamente”, no solo para los consumidores, sino para los propios apicultores “que saben perfectamente que una parte muy importante de su renta puede aumentar si el etiquetado es correcto”, ha dicho Martínez, según ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.