De este modo ha reaccionado la titular regional de Fomento en rueda de prensa después de que este lunes se aprobará una nueva derivación de 38 hectómetros del , trasvase que genera “malestar y condena” en el Ejecutivo castellano-manchego, que ha vuelto a solicitar al que derogue el Memorándum de Entendimiento sobre el Trasvase Tajo-Segura.

“Seguimos defendiendo que hay alternativas como las desaladoras. Lo único que tiene que hacer el Gobierno central es ponerlas en marcha. No se puede ser ecologista a tiempo parcial. No se puede hablar de criterio ecologista y tener los caudales del Tajo al nivel que están, condicionados a la tubería que se va a Levante”, se ha quejado García Élez.

Y es que la titular castellano-manchega de Fomento, que ha precisado que en base al memorándum los trasvases se autorizan de forma automática sin que intervenga “la propia ministra”, ha admitido que la derogación de ese acuerdo firmado la pasada legislatura por el Gobierno central y Castilla-La Mancha, Murcia y Valencia, al tenerse que hacer por ley, “tardará más”. Por ello, ha dicho que “lo más rápido” es modificar las reglas de explotación y elevar el número de hectómetros para desembalses de 365 a 800 hectómetros cúbicos.

“Hay que empezar en algún momento. Hay que ser valiente y justo, aunque las decisiones no gusten a todos, para garantizar que el río sea río y no cloaca. Pedimos que se actualicen los datos y se adapten los cálculos, pues los embalses de cabecera en realidad están el 84 por ciento de los meses en nivel de alerta o de emergencia y no el 46”, ha afirmado.

“Es indignante que cada mes se mire los hectómetros que marcan los distintos niveles de los embalses de cabecera, más cuando la cuenca del Segura esta al 24 por ciento y los embalses de cabecera al 25”, ha insistido García Élez, que ha añadido, a modo de ejemplo, que en la semana del 2 al 9 de diciembre Entrepeñas y Buendía tan solo han ganado por las lluvias 5,79 hectómetros cúbicos. “Y de forma automática al llegar a una línea, el agua se va por la tubería”, ha condenado.

Es por ello, que ha añadido que además de solicitar que se eleve el número de hectómetros para desembalses, el Gobierno regional ha enviado a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente un informe conjunto de la Dirección de Política Forestal y Espacios Naturales en el que se evalúa la afectación de los hábitat de los intereses comunitarios del Tajo a su paso por Castilla-La Mancha a causa del trasvase.

INVITACIÓN AL PP

En otro orden de cosas, y después de que el viernes pasado el PP denunciara que el Gobierno regional no les había convocado a las mesas de trabajo acordadas entre el presidente del Ejecutivo, , y el líder del PP, Paco Núñez, la consejera de Fomento ha avanzado que la semana que viene convocarán a los ‘populares’ para hablar de agua a fin de forjar “un pacto imprescindible” para forzar la derogación del memorándum.

“Sí quieren pueden formar parte de la solución. Esperamos que los dirigentes políticos sean responsables para la región. No se puede aplaudir a quién va a otra región a vender humo con un discurso que le compra el Levante pero olvida lo qué pasa en Castilla-La Mancha”, ha condenado la consejera, en alusión al anuncio este sábado en Murcia del líder nacional del PP, Pablo Casado, de presentar una proposición de ley para garantizar el trasvase Tajo-Segura.

“Invitamos a que los dirigentes de otros partidos de Castilla-La Mancha se sumen a esta defensa de verdad de agua, con documentos técnicos que avalan que lo que ocurre es un atropello para la región”, ha concluido la titular regional de Fomento.