El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, ha reaccionado de este modo después de que Sánchez descartara este martes reformar el sistema de financiación en lo que queda de legislatura, aunque anunció que se negociarán mejoras económicas para cada una de las comunidades autónomas.

A preguntas de los medios después de la entrega de los VII Premios a la Excelencia y Calidad en la Prestación de los Servicios Públicos en Castilla-La Mancha, Ruiz Molina ha aseverado que se trata de una demanda que se trasladó al anterior y que ahora se la formulan al de Sánchez.

Ha incidido en que se aborde este nuevo modelo de financiación en una mesa en la que estén “absolutamente” todas las comunidades autónomas y ha rechazado que se establezca una negociación de carácter “bilateral”. “El tema es lo suficientemente importante como para que todos conozcan lo que estamos hablando”, ha afirmado.

En los mismos términos, ha señalado que en “Castilla-La Mancha corre mucha prisa” poner encima de la mesa el modelo de financiación que debe pasar “por un incremento de los recursos a distribuir” cubriendo la “insuficiencia” de los que existen.

Además, el titular castellano-manchego de Hacienda ha estimado que cada año que se tarda en negociar este modelo se pierden unos 1.000 millones de euros, y ha considerado “compatible” abordar la agenda social con analizar la financiación de las regiones.