Díaz se ha pronunciado así a preguntas de los medios en las Cortes, tras las informaciones que apuntan que Cospedal y su marido, el empresario , pidieron “trabajos puntuales” al excomisario de , en la reunión que mantuvieron en julio de 2009 en la sede de Génova tras estallar el caso Gürtel.

“A mí ya no me sorprende nada del PP y de la señora Cospedal. Está claro que las cloacas del Estado han tenido ramificaciones por todo el Estado, y es una pena que Castilla-La Mancha no se haya librado de que esas cloacas hayan estado actuando” aquí también, ha apuntado.

A su juicio, “la que va a tener que rendir cuentas es Cospedal y su partido”, ha comentado, convencida de que la expresidenta regional “parece que ha pasado de ser la mejor presidenta de Castilla-La Mancha, la presidenta de honor del PP, a de repente parece que no existe, es una presidenta ausente”.

La también diputada de la formación morada en la región, cree que “algunos sienten vergüenza de tener que descubrir a lo que se ha dedicado su presidenta”, agregando que el PP “más que un partido parece una casa de apuestas a veces”.