Así lo ha asegurado en una rueda de prensa desde La Roda, donde ha indicado que con este pago se elevan a 38 millones de euros las indemnizaciones pagadas a empresas por las paralizaciones “por teléfono” que hace dos legislaturas hizo el Gobierno del PP en las obras de hospitales en marcha. “Lo mismo que costó el hospital de Villarrobledo”.

“Un despilfarro que se vendió al calor de los recortes. Recortar aquí ha sido durísimo. Es evidente que no solo no conseguían ahorrar gasto, sino que lo aplazaban e incluso lo incrementaban”, ha indicado.