A preguntas de los medios en con (), con motivo de la suelta de tres línces, el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, , ha remarcado que aunque “es un temblor pequeño al mismo tiempo es para estar preocupado y analizar lo que hubiera podido pasar si este temblor hubiera sucedido estando el almacén construido”.

En este sentido, ha reclamado “reflexionar aquellos que tienen que tomar las decisiones” al mismo tiempo que ha reiterado la postura del Gobierno regional contra la ubicación ATC en su actual emplazamiento.

“Nosotros vamos a ir, como hemos dicho desde el principio, a todas las instituciones que sea necesario; desde luego a Europa a poner de manifiesto el incumplimiento de la Directiva Hábitats por la no protección del espacio natural y, desde luego, en los Tribunales, recurriendo todo aquello que vaya en contra de un espacio que los ciudadanos de Castilla-La Mancha quieren que se proteja”, ha concluido.