En este sentido, han destacado especialmente los incrementos de actividad que se han producido en técnicas y procedimientos diagnósticos y terapéuticos, por ejemplo, en el número de procedimientos de cirugía menor realizados por los profesionales de Atención Primaria, que durante el año pasado alcanzaron los 11.699, un 58,85 por ciento más que el año anterior.

También se produjeron incrementos en la realización de ecografías, con un 44,64 por ciento más; electrocardiogramas, un 38,8 por ciento; espirometrías, un 45,18 por ciento; un 94,66 por ciento en la realización de monitorización ambulatoria de presión arterial; un 81,48 por ciento en doppler pulsos; o un 12,37 por ciento en la realización de citologías.

Así, en los dos primeros meses de este año, los profesionales de este nivel asistencial han solicitado 71.899 radiografías, 462 más que en el mismo periodo del año anterior, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

Igualmente, entre los meses de enero y febrero, los profesionales de Atención Primaria han solicitado 14.367 ecografías, 1.122 más que en los dos primeros meses del año anterior; 283 TAC craneales, lo que supone un incremento del 3 por ciento; 213.670 pruebas de laboratorio, casi 14.000 más; y 2.262 endoscopias digestivas, 247 más que en el mismo periodo del año anterior.

PRESUPUESTOS REGIONALES

En este sentido, los presupuestos de Castilla-La Mancha apuestan en este ejercicio por un aumento en el gasto destinado al área de Atención Primaria, con un 20,9 por ciento de gasto, “muy por encima de lo que destinan de media el resto de comunidades autónomas”.

Esto se produce “en consonancia con las recomendaciones que vienen realizando las sociedades científicas, que han reconocido el esfuerzo que está haciendo la región en este sentido”.

Un incremento presupuestario para aumentar las plantillas de profesionales en este nivel asistencial, habiendo cerrado 2017 como el año con más facultativos de Atención Primaria de la historia de la región, con 2.483 plazas, un 8,8 por ciento más que en 2014; así como el incremento del índice de sustituciones.

El Ejecutivo regional invirtió durante el año pasado en Atención Primaria 24 millones de euros en nombramientos de sustitución, lo que supuso un incremento del 16,82 por ciento y 3,5 millones de euros más con respecto a 2016 y un 73 por ciento y 10,1 millones de euros más de incremento en relación al año 2013.

Además de la convocatoria de más de 900 plazas de todas las categorías de Atención Primaria dentro del concurso de traslados aprobado por el .

REDUCIR LA CARGA ADMINISTRATIVA A LOS PROFESIONALES

Por otra parte, el proyecto de receta interoperable llevado a cabo por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), en colaboración con las oficinas de farmacia de la región, ha contribuido a reducir la carga administrativa de los profesionales de Atención Primaria, ya que al no tener que dedicar parte de su tiempo de consulta a la prescripción de recetas, pueden optimizar su agenda y garantizar una atención más completa al usuario.

Así, desde julio de 2017, las oficinas de farmacia de Castilla-La Mancha han realizado 82.865 dispensaciones de receta electrónica a ciudadanos de las comunidades autónomas adheridas a este programa.

CAMBIO DE MODELO

De otro lado por parte de la Consejería de Sanidad se ha planteado el abordaje de la cronicidad desde una visión integral Primaria/Hospitalaria, que evite el salto de fragilidad a dependencia y contribuya a garantizar a la asistencia en el lugar de residencia habitual.

Por primera vez el equipo responsable de la atención puede identificar el riesgo individual de pacientes desde el sistema de información, lo que está permitiendo establecer estrategias de continuidad asistencial personalizadas entre ambos niveles asistenciales.

En este contexto surgen las Unidades de Continuidad Asistencial entre Atención Primaria/Atención Hospitalaria, en las que se presta la asistencia a pacientes concretos identificados con mucha carga de enfermedad, buscando ofrecerles una atención más eficiente. Existen unidades ya consolidadas en las Gerencias de Guadalajara, Albacete, y han empezado como nueva iniciativa en y Cuenca.

Estas vías están siendo incorporadas a la aplicación informática diseñada para la ayuda en la toma de decisiones clínicas, ‘Savana’, que actúa sobre millones de datos clínicos de los pacientes.