El consejero de , y Desarrollo Rural, , ha participado en las jornadas de puertas abiertas del (CIAPA), adscrito al y (IRIAF), que lleva funcionando desde el año 2004, el que los participantes han podido conocer los ensayos que se realizan en cultivos extensivos, como trigo, centeno, colza, guisantes, garbanzos o especies forrajeras leguminosas, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Acompañado por el director Provincial de Agricultura en Guadalajara, , y el director del CIAPA de Marchamalo, , ha resaltado el impulso que el Gobierno regional está dando a la investigación agroalimentaria desde centros públicos como éste y el resto de adscritos al IRIAF y que permiten mejorar las variedades vegetales, razas autóctonas y apostar por la innovación tecnológica en el sector agroalimentario.

En este sentido, ha informado de que el Gobierno está a punto de publicar en el Diario Oficial una convocatoria para proteger las variedades autóctonas vegetales en riesgo de erosión genética con ayudas por importe de 500.000 euros.

Según ha explicado, “es necesario protegerlas para que no se pierdan y para no perder esa biodiversidad que supone el patrimonio natural vinculado a esas variedades muy características de Castilla-La Mancha”.

Como ejemplos, la berenjena de Almagro, que va a poder beneficiarse de estas ayudas al igual que otras variedades como la judía pinesa o el albaricoque moniquí y búlida.

LA DO MIEL DE LA ALCARRIA, “SANTO Y SEÑA” DE LA REGIÓN

Es en la provincia de Guadalajara donde se encuentra la denominación de origen más antigua de miel de España: la Miel de la Alcarria, por lo que desde el Gobierno se ha apostado por impulsar los trabajos de investigación e innovación sobre todo en cuestiones de sanidad apícola, en la que se encuentra el investigador y que se desarrollan en este centro público de Marchamalo.

“Tenemos los mejores investigadores del mundo trabajando con nosotros aquí en materia de agricultura y nuestros 2.100 apicultores en Castilla-La Mancha se benefician de este trabajo”, ha dicho Martínez Arroyo, quien ha precisado que ahora de lo que se trata es de impulsar la Denominación de Origen ‘Miel de la Alcarria’ que ha sido “santo y seña de nuestra agricultura”.

En su opinión, esta miel tiene que llegar al consumidor con un etiquetado en el envase en que se incluya que es miel de la denominación de origen y en ese objetivo de la propia denominación se contará con el La Mancha.