En las elecciones celebradas ayer, D. - Bravo Francés ha sido elegido decano del de Castilla-La Mancha por un periodo de cuatro años. Con una alta participación, del 77%, el vivió sus terceras elecciones desde su creación.

nació en , tiene 44 años, está casado y tiene dos hijos. Aprobó la oposición en la promoción de 2002 e ingresó por (Zamora) desde donde fue a (). Llega a Castilla-La Mancha en 2008, donde sirve las notarías de Bolaños de Calatrava y Miguelturra. Hoy es Notario de Puertollano (Ciudad Real). A nivel nacional es Vicesecretario en el Consejo de Administración de ANCERT.

La nueva de este Colegio Notarial queda integrada por , notario de Puertollano (decano); Luis Enrique Mayorga Alcázar, notario de (Ciudad Real) que asumirá el vicedecanato; Eva María Paterna Martínez, notario en Albacete capital y que ejercerá las funciones de secretario; , notario de Albacete capital (tesorero); , notario de Cabanillas del Campo en Guadalajara (censor primero); , notario de capital ( censor segundo) y Constantino Gómez Mont, notario de ( Toledo) y que asume el puesto de censor tercero.

El Colegio Notarial de Castilla-La Mancha cuenta con 130 notarías demarcadas y fijadas por el . De ellas, 24 pertenecen a la provincia de Albacete, 36 a la provincia de Ciudad Real, 13 a la provincia de Cuenca ,15 a la provincia de Guadalajara y 42 a la provincia de Toledo.

La nueva junta directiva tomará posesión de su cargo el próximo 30 de noviembre de 2016.

Función del notario El notario es un funcionario público que ejerce en régimen profesional. Controla la legalidad y es un pilar básico del sistema de seguridad jurídica preventiva español. Tiene el deber de asesorar imparcialmente, interpretar, configurar y autentificar con arreglo a la ley la voluntad de las partes, que recoge en la escritura pública. Por eso el Estado atribuye a la escritura importantes efectos: tiene valor probatorio, ejecutivo y legitimador.

Los notarios en España, más de 2.800, están repartidos geográficamente por todo el territorio español, incluso en localidades muy pequeñas, con el fin de garantizar este servicio público. Los ciudadanos tienen el derecho de elegir al notario que prefieran. El colectivo notarial está organizado por Colegios, 1 por Comunidad Autónoma, que les apoyan en su función y al tiempo controlan su actuación. Los decanos de estos 17 colegios integran el Consejo General , que representa al colectivo a nivel nacional. Los notarios dependen jerárquicamente de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) y del Ministerio de Justicia.

Los ciudadanos acuden al notario en momentos muy importantes de su vida: las notarías son observatorios de la realidad del país. Se acude al notario para: comprar o vender un inmueble; contratar un préstamo hipotecario o personal; constituir una sociedad; hacer testamento; heredar, hacer una declaración de herederos abintestato; donar; proteger jurídicamente a un hijo discapacitado; otorgar capitulaciones matrimoniales; otorgar un poder; redactar un acta; hacer una póliza; nombrar tutores; gestionar arrendamientos; formalizar convenios de separación; ejercer retractos, etc.

El asesoramiento ofrecido por parte del notario a la ciudadanía es imparcial y gratuito y, junto a la libertad de elección del notario, hace posible que los ciudadanos con menor nivel adquisitivo y sin experiencia en temas legales accedan a un servicio de las mismas características y garantías que el resto. Los honorarios de los notarios están determinados y controlados por el Estado, por lo que todos cobran lo mismo por idéntico servicio. Los notarios han sido positivamente valorados por su colaboración con las autoridades en materia de prevención del blanqueo de capitales y por su permanente actualización y mejora de conocimientos.