El consejero de Educación, y Deportes del , Marcial , ha afirmado que “el sector vitivinícola es uno de los grandes patrimonios de Castilla-La Mancha, tanto por su importancia económica como por su trascendencia social”.

Por este motivo, se ha comprometido “a perseverar en la importante tarea de educar a nuestros jóvenes castellano-manchegos en la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria, actividades económicas estratégicas y con gran potencial para crear empleo y riqueza, en una región de gran tradición vitivinícola como es la nuestra”.

Así lo ha manifestado el titular de Educación, que ha participado en Fuenteálamo (Albacete) en las jornadas de puertas abiertas de las bodegas San Dionisio.

Según Marín, entre los motivos por los que su departamento está impulsando la incorporación de formación relacionada con el sector agrícola, ganadero y agroalimentario, destaca “el potencial económico que constituye el sector agroalimentario y vitivinícola”. En este sentido, ha recordado que este último lideró las exportaciones en Castilla-La Mancha en 2014, con 569 millones de euros.

Nuevos ciclos de Formación Profesional

A juicio del consejero, el sector vitivinícola “demanda una mano de obra cada vez más cualificada, con conocimientos de las tecnologías de la información y de la comunicación”.

En este punto, ha resaltado que en este curso académico 2014/2015 se han ofertado por primera vez los ciclos formativos de “Aprovechamiento y conservación del medio natural”, en (Ciudad Real); “Producción agropecuaria”, en (Guadalajara); “Aceite de Oliva y Vinos”, en Mora (); el Ciclo Formativo de Grado Superior de “Vitivinicultura”, en (Albacete); y el Ciclo Formativo de Grado Medio de “Producción agroecológica”, en Fuenteálamo (Albacete), con el objetivo de “allanar el terreno a nuestros alumnos para que estén mucho mejor preparados a la hora de incorporarse al mercado laboral”.