El consejero de Educación, y Deportes del , Marcial , ha asegurado que “las cámaras de comercio cumplen un papel imprescindible potenciando e impulsando la Formación Profesional Dual, modalidad que contempla prácticas de los alumnos en las empresas combinadas con las clases teóricas”.

Marín ha ensalzado la labor de estas instituciones, a las que ha agradecido que “desde el primer momento que pusimos en marcha la FP Dual en Castilla-La Mancha, hemos contado con su apoyo y respaldo”. Esta colaboración se materializó el pasado mes de abril con la aprobación de la nueva ley de cámaras de comercio, que recoge la participación activa de éstas en la implantación y potenciación de la Formación Profesional Dual para luchar de forma efectiva contra el desempleo.

Junto a la internacionalización, la competividad de las Pymes, el arbitraje y la mediación, la Formación Profesional Dual era otra de las funciones estratégicas de las nuevas cámaras de comercio que recoge la normativa.

En un encuentro con , directora del , y con el director gerente de las Cámaras de Comercio de Castilla-La Mancha , el titular de Educación ha señalado que “es fundamental la colaboración de todo el sector productivo de nuestra región, con el objetivo común de reducir el paro juvenil, prioridad número uno de la presidenta Cospedal”.

Por ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere aumentar el número de centros y empresas participantes en el modelo de FP Dual, un sistema educativo que ha cosechado notables éxitos en países europeos, tanto en la mejora de la empleabilidad como en la competitividad de las empresas.

El modelo de Formación Profesional Dual en nuestra región se distingue por una organización flexible y abierta, con el fin de adaptarse a las condiciones, capacidades, necesidades e intereses de los castellano-manchegos y a las características del sistema productivo, lo que está propiciando un creciente interés de profesores, alumnos y empresas a la hora de participar en el desarrollo de proyectos de esta naturaleza.

En la actualidad, Castilla-La Mancha cuenta con 100 proyectos en colaboración con más de 500 empresas de la región, en los que participaron 1.400 alumnos, y que la han convertido en una comunidad autónoma referente en esta modalidad de enseñanza a nivel nacional.