La campaña de vacunación contra la gripe comienza este martes en Castilla-La Mancha con una inversión de 906.500 euros, 350.000 dosis disponibles —35.000 más que en la temporada pasada— y un nuevo grupo de riesgo, los menores de entre seis meses y dos años de edad con antecedentes de prematuridad. El “pico” de incidencia de esta enfermedad se registrará, previsiblemente, a comienzos de 2020.

Así lo ha avanzado en rueda de prensa el director general de Salud Pública, , quien ha presentado este lunes la campaña de vacunación antigripal 2019-2020 en la comunidad autónoma junto a las directoras generales de Atención Primaria, , y de Cuidados y Calidad del (Sescam), .

Camacho ha recordado que la gripe es una enfermedad transmisible de causa vírica, que supone un “importante problema de salud pública” ante la existencia de epidemias durante los meses fríos del año, las cuales pueden afectar al diez por ciento de la población.

Precisamente, según el director general de Salud Pública, frente a esta enfermedad, que provoca la muerte a pacientes “especialmente sensibles”, se aconseja la vacunación a la población de riesgo, sobre todo a las personas con edad igual o superior a los 65 años, las mujeres embarazadas, el personal sanitario o de servicios públicos y los trabajadores de granjas avícolas o porcinas, entre otros.

Esta temporada se suma un nuevo grupo de riesgo, los niños de entre seis meses y dos años de edad con antecedentes de prematuridad al haber nacido antes de la trigésimo segunda semana de gestación, dado que las complicaciones, ha subrayado Camacho, “pueden ser importantes”.

El inicio de la campaña de vacunación se ha fijado en la región, ha desvelado, para este martes, 5 de noviembre, atendiendo a las recomendaciones del , , que recomendaban abrir este periodo entre la tercera semana de octubre y la primera de noviembre.

Se ha retrasado hasta esa fecha, además de por las altas temperaturas “reinantes hasta el día de hoy”, con la idea de “adecuar la campaña al perfil epidemiológico de la gripe y conseguir una mayor efectividad en la vacuna”.

Juan Camacho ha señalado que la vacuna está compuesta por virus inactivados, en concreto por dos cepas de virus A y una de virus B, de conformidad con las recomendaciones de la (OMS).

ALCANZAR EL 65% DE DE 65 AÑOS VACUNADOS EN C-LM

Por su parte, Natalia Valles ha precisado que la temporada pasada se declararon 30.581 casos de gripe, de los cuales 367 fueron lo suficientemente graves como para requerir hospitalización y, de estos, 89 necesitaron ingreso en la (UCI).

De los 367 pacientes ingresados, el 68,9% tenía igual o más de 65 años y hasta el 84,7% presentaban algún factor de riesgo, como enfermedades asociadas, edad o embarazo. De todos estos casos, casi el 53% no estaban vacunados en esa campaña.

Además, la directora general de Atención Primaria ha señalado que el año pasado se notificaron 75 fallecimientos en la comunidad autónoma a causa de la gripe, es decir, una mortalidad de en torno al 20% de los pacientes que estuvieron ingresados.

De ellos, el 84% pertenecían al grupo de edad de mayores de 65 años, “el grupo que más enferma, ingresa y fallece”, y el 54% de ellos no tenían administrada la vacuna antigripal.

De ahí la necesidad, ha incidido Valles, de conseguir que durante esta campaña el 65% de castellanomanchegos con 65 años o más se vacunen, un objetivo que también ha fijado para este periodo el Ministerio de Sanidad.

A este respecto, Begoña Fernández ha destacado que en la pasada campaña se pusieron en Castilla-La Mancha 312.550 vacunas contra la gripe y, para esta temporada, el Gobierno regional ha adquirido 350.000 dosis, de las cuales 248.850 ya se han distribuido por los centros de salud de la comunidad y el resto se repartirán a mediados de noviembre.

“COMBATIR” DESDE LA EVIDENCIA CIENTÍFICA LOS “BULOS” DE LOS ANTIVACUNAS

En aras de concienciar a la población acerca de la prevención de la gripe, el Gobierno regional ha diseñado, según Juan Camacho, una estrategia de comunicación multicanal a fin de transmitir que la gripe es una enfermedad grave y “potencialmente mortal”, pero también “inmunoprevenible”, esto es, que la prevención pasa por la vacunación, en especial en la población recomendada.

Esa campaña informativa persigue también “combatir”, desde la evidencia científica, los bulos lanzados por los grupos antivacunas, que, ha alertado, pueden causar un “enorme daño a la salud de la población”.