Martínez Arroyo ha visitado este lunes las instalaciones de la cooperativa Bodegas Campos Reales de (Cuenca) que, entre otros productos, elabora el vino tinto joven sin barrica, un tempranillo joven que ha sido reconocido en los X Premios de la Tierra celebrados en Alcázar de como el Premio ‘Quijote Oro’, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Acompañado por el presidente y vicepresidenta de la cooperativa, y Ángeles Gracia, respectivamente, así como miembros del ; el alcalde de El Provencio, Juan Barchín; y miembros del ; además del director provincial en Cuenca, , entre otros, Martínez Arroyo ha resaltado el trabajo que se realiza desde la Denominación de Origen La Mancha, de la cual Bonilla es presidente, la mayor de Europa en elaboración de vinos y que tiene detrás a 16.000 viticultores que dependen del esfuerzo que hacen las bodegas para poner en valor su producto.

Sobre ‘Campos Reales’ ha dicho que es una “bodega de referencia” a nivel nacional e internacional, con unos seis millones de botellas al año de producción. De esta forma, ha puesto de manifiesto la importancia de que las bodegas de la región “apuesten por el embotellado”. “Cada vez que embotellamos nuestro vino, estamos generando aproximadamente entre cuatro y cinco veces mayor valor económico que si lo vendemos a granel”, ha explicado, añadiendo que en el caso de esta cooperativa, un tercio de su producto se vende envasado.

Para el consejero, esta apuesta no es fácil en una región como Castilla-La Mancha con producciones muy grandes y donde a día de hoy está costando “dar el salto al producto envasado”.

Es por ello, que desde el Ejecutivo, pretenden “defender aquellas empresas que lo hacen”, porque “no está reñida la rentabilidad con la profesionalidad” y con el valor añadido que genera el producto que acaba en las mesas de los restaurantes de toda España y parte de Europa.

Así, ha reconocido el esfuerzo del Consejo Rector de esta cooperativa en los últimos diez años, que ha llevado a efecto cambios en sus instalaciones en beneficio de generar ese valor añadido a sus vinos, lo que permite que sus explotaciones sean rentables y la gente se quede a vivir en los pueblos.

Además, el responsable de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha querido resaltar que esta empresa tiene una característica muy especial y es que sigue manteniendo cepas de pie francos, aquellas cepas que no se tuvieron que arrancar con la filoxera y que no han necesitado injerto. De ellas nace uno de sus vinos bajo la marca ‘Cáfora’, que ponen en el mercado a un muy buen precio.

Es por ello que el consejero, en la reunión que han mantenido de forma posterior a la visita, les ha trasladado la posibilidad de crear una medida agroambiental específica para apoyar al viñedo de secano, para que “de verdad” se apoye “a los viticultores que necesitan del impulso de la Administración”.