A este respecto, Martínez Arroyo ha puesto en relieve la “sintonía” existente con la organización profesional agraria en Castilla-La Mancha y la “coincidencia” con sus representantes en que, “el agua es necesaria para el futuro de la agricultura”, ha informado la Junta en nota de prensa.

Una vez más, ha reiterado su mensaje de que “el agua no tiene porqué significar un problema, sino que también tiene que ser una oportunidad para el desarrollo económico de la Comunidad Autónoma”. Se trata de una posición que, según ha aseverado, va a defender a todos los niveles en nombre del , “porque es la posición de los agricultores y ganaderos y también de los habitantes de los pueblos que son los que utilizan el agua en la región”. Para definir esa política de agua, el titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha considerado que el Gobierno central “tiene que contar con todos”.

Mientras tanto, ha manifestado, “nosotros aquí, en Castilla-La Mancha, vamos a hacer nuestros deberes porque los ciudadanos nos van a exigir que lo hagamos”. Entre esas tareas, el consejero se ha comprometido a ayudar desde la Administración regional a “mejorar el uso eficiente del agua y que el agua nos sirva para redistribuir la riqueza en Castilla-La Mancha”.

AYUDAS A COMUNIDADES DE REGANTES

En este sentido, se ha referido a la convocatoria de ayudas, dotada con 31 millones de euros del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha que el Gobierno regional va a poner a disposición de las 168 comunidades de regantes de la Comunidad Autónoma y con la que “van a tener la oportunidad de mejorar su sistema de riego, reducir el consumo de agua y hacer un uso más eficiente del agua que va a generar más riqueza”.

El consejero de Agricultura ha recordado que “llevamos mucho tiempo sin que haya convocatoria de ayudas en Castilla-La Mancha para comunidades de regantes”. En concreto, “durante toda la legislatura pasada no se invirtió un solo céntimo en política de regadíos”. En esta materia, ha concluido, “yo puedo decir hoy que este Gobierno apuesta por el uso eficiente del agua y, desde luego, considera el agua un elemento imprescindible para el futuro de la agricultura en la región”.

Por su parte, el secretario general de COAG, Miguel Blanco ha agradecido al Gobierno de su defensa en política de regadíos para los pequeños empresarios agrarios. Un asunto “muy importante”, que, a su juicio, “no está siendo entendido por parte de algunos sectores urbanos en este país que no comparten que el regadío es vital para el futuro de la agricultura”. Se ha mostrado contrario a la reducción de hectáreas de riego “que plantean algunos en el Parlamento”, haciendo hincapié en que el agua, “permite la profesionalización y un valor añadido importantísimo en las producciones y, por tanto, en la economía de los pueblos”.

Por último, el secretario general de COAG Castilla-La Mancha, , ha reiterado su apoyo a la política llevada a cabo por la Consejería de Agricultura, “lo que no quiere decir que me conforme”, ha advertido, a la vez que ha agradecido que se le haya tenido en cuenta “desde el principio de la legislatura”.

En materia de relevo generacional, ha considerado positivas las ayudas a la incorporación de jóvenes por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha y ha apuntado a que “el actual sistema de jubilación en el sector agrario dificulta esa renovación” por lo que ha instado a defender una posición que nos equipare a otros países de .

Tras las declaraciones, los representantes de han intercambiado posturas con el consejero de Agricultura y sus directores generales de Agricultura, y Desarrollo Rural, , con los que han concretado los asuntos prioritarios para sus agricultores y ganaderos.