El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, , espera que se cuantifiquen y cumplan los caudales ecológicos del Tajo en la nueva planificación hidrológica que saldrá a finales de este mes a información pública y, desea también, que “responda a las verdaderas necesidades ambientales” porque a partir de ese momento, “podremos trabajar en la modificación, eliminación, derogación del memorando que puso en marcha el anterior Gobierno regional y que viene lastrando a Castilla-La Mancha desde entonces”.

Martínez Arroyo así lo ha indicado a preguntas de los medios de comunicación durante la reunión que esta mañana ha presidido en Carabias, pedanía de Sigüenza, con el y en la que el agua ha sido uno de los temas tratados.

Según ha indicado, la entrada de los municipios ribereños en la Comisión de Explotación del Trasvase “es un cambio a mejor”, aunque ha precisado que “esto no significa que se vayan a resolver los problemas”, porque “tenemos mucho por hacer “y se está trabajando con el , donde hay “coincidencia” en la materia.

Y es que, ha dicho, “estamos ante la oportunidad de que cambie la forma de enfocar los trasvases del Tajo al Segura”, porque ahora, se tienen “claras” una serie de cuestiones que antes no se habían tenido en cuenta por el anterior Gobierno, como son la prioridad de la cuenta cedente frente a la receptora y la necesidad de la existencia de caudales ecológicos.

En este punto, ha recalcado que es algo que el propio ya ha dejado claro con las sentencias a favor de Castilla-La Mancha, y ante ellos, para mediados de septiembre el Gobierno regional estará atento a la publicación de los borradores de los planes de cuenca, donde se recogerán estos caudales ecológicos.

Ha lamentado, además, que el anterior Gobierno en Castilla-La Mancha apoyara y rubricara el memorando del trasvase, el cual, de manera “interesada” se impuso un límite mínimo de 400 hectómetros cúbicos de capacidad en los embalses de cabecera de Entrepeñas y Buendía que permite hacer trasvases mes a mes.

“Tenemos razón”

Respecto a la reunión que en los próximos días mantendrá la Comisión de Explotación, ha recordado que en estos momentos la cabecera del Tajo contiene alrededor de 490 hectómetros cúbicos de agua embalsada y es “previsible” que haya una nueva derivación de agua al Levante.

Si éste se produce, ha sido contundente: se recurrirá por parte del gobierno de Castilla-La Mancha, que está argumentando con nuevas fórmulas jurídicas “que tenemos razón”, y hay, ha subrayado, normativas de agua que cumplir que a día de hoy no se cumplen.

La de Sigüenza, la primera depuradora que se construirá en esta legislatura

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha anunciado, además, en materia de depuración de aguas, que la primera depuradora que se construirá en Castilla-La Mancha en esta legislatura será la de Sigüenza.

Acompañado por la alcaldesa de la localidad, , ha recordado que este ha sido uno de los temas de relevancia que desde el primer momento en el que tomó posesión le ha trasladado.

Así, ha destacado el consejero que esta infraestructura es una “necesidad del municipio” y también, el que sea la primera que se construirá, es una forma de “llamar la atención de la importancia de que las obras públicas se inicien primero en las zonas que más apoyo necesitan de las administraciones públicas”, como son las zonas rurales.