La directora provincial de la Mujer, Charo Navas, ha resaltado “la importancia de contar con destacados referentes en nuevas masculinidades, como Manu Martínez, que se posicionan críticamente frente al machismo autoritario y violento, que los desafía y desmonta sus mentiras, y que saben y defienden que ser hombre es respetar, compartir y entender cuál es el significado de un presente que hemos de cambiar entre todos y todas para conseguir una sociedad más igualitaria, justa y libre”.

Charo Navas ha participado esta tarde, en la librería Taiga de Toledo, en la presentación del libro de ensayo “Reflexiones para callar a machistas de bar” en el que su autor, el abogado y miembro de la por la Igualdad y de la Red Feminista de Albacete, , “desmonta con argumentos legales y estadísticos esas mentiras de comentarios machistas que escuchamos día tras día” y que aluden a denuncias falsas de violencia de género, a ventajas de la mujer para obtener la custodia de los menores en un divorcio, a cuotas femeninas en política o empresas, entre otros muchos más, “para mofarse y arremeter contra los avances en igualdad”.

Una presentación que, además de la concejala de Igualdad de Toledo, , también ha contado con la intervención del propio Manuel Martínez, quien además ha llevado a cabo un taller dinámico con los y las asistentes para demostrar, con el apoyo de leyes y estadísticas, la falsedad de muchas de las mentiras machistas sobre la igualdad y cómo aún las mujeres mantienen una clara situación de desventaja social.

Con ello, Manuel Martínez busca “una constante interpelación a los varones para hacerles ser conscientes de los perjuicios que el machismo también nos ocasiona y pedir su suma al feminismo”.

En “Reflexiones para callar a machistas de bar”, cuya portada está diseñada por y el prólogo ha sido escrito por la directora del de la región, , su autor expone cómo “las mujeres han sido las principales víctimas del patriarcado, pero en la actualidad, cuando los hombres hemos evolucionado y nos salimos de las normas sociales del machismo al querer hacer algo tan normal como hacernos cargo del cuidado de nuestros hijos o hijas o dedicarnos a profesiones atribuidas tradicionalmente a la mujer, nos topamos de bruces con un sistema que nosotros mismos hemos creado y encima, culpamos de ello a las mujeres”.