El comité de empresa ha formalizado ya la convocatoria de los paros, que se iniciarán a las 22.50 horas del próximo lunes día 20, en la entrada del turno de noche.

Tras fracasar la mediación, la empresa ha abierto in extremis una posibilidad de reconducir el conflicto al anuniar que quiere aprovechar el próximo viernes la reunión prevista para hablar del calendario laboral del año 2018 para retomar la negociación del convenio colectivo.

“Nosotros no nos hemos negado al diálogo en ningún momento y de hecho llevamos hablando desde enero, pese a que en once meses no hemos avanzado ni un centímetro por la actitud dilatoria de la empresa, que jamás ha querido abordar las cuestiones centrales del convenio: medidas para la unificación de las tablas -hay hasta tres escalas salariales en el seno de una plantilla de 600 personas-; las subidas salariales, los pluses, y las licencias o permisos retribuidos”, indicó , responsable de la sección sindical de CCOO en Lactalis-Nesté.

“Volveremos a la reunión del viernes dispuestos a escuchar cualquier oferta de la empresa. Después de 12 reuniones infructuosas -13, contando con la de hoy en mediación-, no tenemos razones para el optimismo, pero ojalá nos sorprenda con alguna propuesta que sirva para reconducir la situación y evitar el conflicto.”

“Sería muy de valorar que la empresa se presente el viernes con otra actitud y con algún planteamiento responsable y serio; pero entre tanto lo que nos toca al comité y a las secciones sindicales es organizar los paros, preparar a la plantilla para cerrar filas en la defensa unánime del convenio. Todos los compañeros sabemos lo que hay en juego y se lo tenemos que dejar muy clarito a la empresa, ya está bien de darnos largas y tomarnos el pelo”