De esta manera, el directivo se ha cerrado a contestar a las preguntas sobre el tema de la fusión de ambas entidades durante la presentación de resultados anuales de Liberbank, que salió de pérdidas en 2018 al anotarse un beneficio neto de 110 millones de euros al cierre del ejercicio, frente a ‘números rojos’ de 259 millones un año antes por el impacto de las provisiones adicionales para el saneamiento de activos que realizó durante el tercer trimestre de 2017.

Menéndez se ha remitido al hecho relevante que la entidad envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado 12 de diciembre, en el que confirmó que Liberbank y Unicaja habían tenido contactos preliminares para una potencial integración.

“Las conversaciones siguen su camino y no hay nada nuevo por el momento para comunicar al mercado, por lo que no contestaré a ninguna pregunta hoy en cuanto a este tema”, se ha limitado a apuntar el directivo.

Fuentes conocedoras de la operación indicaron a Europa Press a principios de mes que el proceso se encontraba en la primera fase de realización de auditoría de compra o ‘due diligence’, en la que y están asesorando a las entidades.

Estaba previsto que los bancos de inversión contratados por Liberbank y Unicaja para estudiar la viabilidad y conveniencia de llevar a cabo una fusión entre ambas entidades finalizasen sus análisis previsiblemente en la primera quincena de febrero, tras lo cual los consejos de administración de los dos bancos decidirían si seguir adelante con el proceso y, en caso afirmativo, elaborarían el proyecto común de fusión para finalmente ejecutarlo en el segundo semestre de 2019.

REPARTIRÁ DIVIDENDO

Por otro lado, Menéndez ha reiterado el compromiso anunciado en julio de retomar la política de distribución de dividendos en efectivo y así lo propondrá en la próxima junta de accionistas.

“Propondremos un dividendo en efectivo equivalente al 20% del beneficio”, ha indicado el directivo durante la presentación a analistas, por lo que el importe total ascenderá a 22 millones de euros

Se trata del segundo dividendo que paga la entidad desde su salida a Bolsa en 2013. En 2016, Liberbank distribuyó 40,4 millones de euros con cargo al ejercicio 2015, y el año posterior decidió no abonar ninguno para reforzar su capital.