Castilla-La Mancha, con 170 millones de litros, marcó “en gran medida” el crecimiento global en volumen de las exportaciones de vino en 2019, como consecuencia de la elevada cosecha de 2018. Además, Ciudad Real se consolidó como la primera proveedora en volumen, mientras que Toledo pasó del quinto al segundo puesto, según el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV)

Los vinos de Madrid y de Andalucía fueron los que más aumentaron su valor en exportaciones, con 9,5 millones y 3 millones de euros respectivamente, en 2019, rompiendo con la caída global de las exportaciones españolas en valor. También destacan que Extremadura y Aragón registraron unas buenas cifras y Barcelona volvió a liderar la facturación pese a perder cuota de mercado respecto a los nueve primeros meses del año.

La Oemv señala que , , , , y Canarias también incrementaron el valor de sus ventas.