El Ejecutivo ha eliminado la obligación de contar con anterioridad al alta en el (RETA) con una persona encargada de la tutorización y con un informe de derivación de las Oficinas de Emplea, de las delegaciones provinciales, de los espacios Adelante Autoempleo o de los Centros de la Mujer; y la obligación de haber estado dado de alta en el RETA doce meses antes de la presentación de la solicitud.

De este modo, ha explicado en nota de prensa, pretende flexibilizar los requisitos para acceder a las ayudas para el inicio de la actividad destinada a las personas desempleadas.

Tras esta modificación, se podrá presentar la solicitud por los gastos subvencionables realizados y pagados en los tres meses previos al alta en el RETA y hasta el 31 de octubre de 2019.

Dentro de los gastos subvencionables a través de esta línea de ayudas del Plan Regional de Autoempleo, Creación de Empresas y Emprendimiento están las cotizaciones al RETA, los gastos necesarios para obtener la financiación de proyectos, las tasas o licencias municipales o los gastos correspondientes al pago de cánones de entrada por franquicia entre otros. En la convocatoria de 2017, un total de 970 emprendedores castellano-manchegos se beneficiaron de estas ayudas, que llegaron en la convocatoria del año pasado a 1.679 personas.