El coordinador del Área Económica del Grupo Socialista, José Molina, ha denunciado esta mañana que Cospedal “está engañando también con los datos de déficit. A 30 de septiembre, está ocultando un mínimo de 330 millones de euros por servicios que se están prestando y no ha reconocido, alrededor de un punto de déficit sobre el PIB”. Y declaraba que “además de engañar y de no cumplir su único objetivo, que es llegar al 1,5 por ciento del PIB de déficit, está haciendo recaer todo el ajuste en los recortes. Es decir, en las familias y en el empleo, porque por cada punto de déficit que, dicen, se está rebajando, estamos sumando tres puntos más de paro este último año”.

Molina explicaba con datos sus acusaciones contra el Gobierno regional. Así, detallaba que esos 330 millones de euros que no se han contabilizado a 30 de septiembre y, por tanto, no computan como déficit, corresponden a servicios que son competencia de la Junta que están prestando ayuntamientos, 150 millones de euros, transferencias de capítulo 2 como, por ejemplo, los convenios con residencias privadas, otros 100 millones de euros, o subvenciones a colectivos, asociaciones o ONG, otros 80 millones de euros.

“Por lo tanto, a 30 de septiembre estaríamos hablando de un déficit de más de 730 millones de euros, el 1,9 por ciento del PIB, por encima ya de la previsión para todo el año”, aseguraba Molina.

Pero lo más grave, en opinión del diputado socialista, es que, “además de engañar y de no cumplir su único objetivo, el del control del déficit, la política de la señora Cospedal consiste en ajustar solo por la vía de los recortes, no del aumento de los ingresos o de la reactivación económica, lo que está provocando que todo el peso de esos ajustes recaiga sobre las familias y sobre el empleo, porque les recuerdo que esa política de austeridad extrema ha hecho que Castilla-La Mancha haya sido la región que más puestos de trabajo ha destruido en el último año de toda España”.

Y precisamente sobre el efecto que los recortes en las políticas sociales está teniendo en las familias y sobre la alarmante situación de las listas de espera quiere el PSOE que se hable esta tarde en el Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha, para lo que ha presentado dos debates generales.

En el primer caso, el diputado socialista ponía toda una batería de ejemplos de los recortes que ha llevado a cabo Cospedal en el año y medio que lleva al frente de la Junta :”El 31,7 por ciento de los hogares de la región viven por debajo del umbral de la pobreza, el Presupuesto en Educación se ha reducido en un 30 por ciento, hay cero euros el año próximo para financiar las plazas de miles de familias que tienen hijos de cero a tres años en los CASI, se ha eliminado la gratuidad de los libros de texto, se han suprimido 400 rutas de transporte escolar, hay 12.700 familias que han perdido la beca de comedor de sus hijos, se han subido las tasas universitarias al tiempo que se suprimían las becas, se han cerrado decenas de escuelas rurales y las urgencias de 21 centros de salud, hay 350.000 pensionistas a los que se les recorta la pensión el año próximo, se ha eliminado la ayuda que se daba por hijo a 21.000 familias numerosas de Castilla-La Mancha, hay 50.000 viudas o pensionistas con las pensiones más bajas sin ayuda complementaria, se ha reducido un 30 por ciento el Presupuesto para atender a 185.000 discapacitados de la región o se la ha recortado un 21 por ciento los programas que beneficiaban a 400.000 mayores”.

En el caso de las listas de espera, Molina ha contado cómo, con cifras oficiales de la propia página web del SESCAM, se puede comprobar que se han duplicado desde que Cospedal es presidenta. Y la propia (OCU), en un informe reciente, destacaba que, de ser un ejemplo en cuanto a ser una de las regiones con menos lista de espera, Castilla-La Mancha había pasado, con Cospedal, “a ser la segunda en la que más lista de espera hay para pruebas diagnósticas o la quinta para acceder a una consulta de especialista”.