Así lo ha manifestado , a preguntas de los medios, este lunes después de la reunión que ha mantenido con el presidente de la , , donde ha indicado que de esta forma “hubiera sido más sencillo ponerse de acuerdo antes que después”.

“Habrá que preguntarse porqué no ha habido contacto”, ha dicho García Molina, al tiempo que ha añadido que en lo esencial, PSOE y Podemos han estado de acuerdo en sus manifestaciones sobre agua.

En relación a las declaraciones de Martínez Arroyo que ha dicho este lunes que la postura del Gobierno regional es la de que no se destine “ni una sola gota de agua para regadío en el Levante”, ya que “el agua para regadío se puede utilizar en Castilla-La Mancha”, ha indicado que este tipo de titulares “te llevan a hacer política de brocha gorda”, al tiempo que ha señalado que a él le gusta leer en los temas importantes “la letra pequeña” para saber qué significan “exactamente” esas palabras.

García Molina ha aseverado que su posición ante los trasvases es que “son insostenibles”, ya que, a su juicio, “muchas veces se utiliza el agua para hacer negocio”, por lo que “para seguir el rastro del agua, muchas veces hay que seguir también el rastro del dinero”.

El vicepresidente segundo ha destacado que hace “poco tiempo” se presentó el acuerdo social del agua impulsado por la formación morada, que ha sido firmado por partidos políticos, organizaciones “no sólo de Castilla-La Mancha, sino de todo el territorio español, incluso del Levante”.

El líder de Podemos en la región se ha referido a este acuerdo, que “no dice agua si o agua no”, como el que indica cómo hacer una mejor gestión pública del agua, para que esta “no se convierta en una mercancía” y que no se “privatice para hacer negocios con algunos” y el agua se asegure “independientemente de la Comunidad Autónoma en la que se esté”. “Ese es el verdadero pacto del agua”, ha dicho.

Además, ha señalado que desde Podemos leerán “atentamente” el documento, además harán llegar al consejero su acuerdo social del agua para que “lo lea atentamente”. García Molina se ha mostrado convencido de que llegarán a “algún tipo de acuerdo”, aunque ha destacado que “hubiera sido más interesante” trabajarlo de manera conjunta.