Según la información publicada por Podemos en su página web, recogida por Europa Press, tanto la candidatura de —‘Con Molina podemos gobernar C-LM’—, como las dos independientes han recibido el visto bueno de la organización, pudiendo hacer sus responsables campaña electoral y debates presenciales hasta el día 19 de noviembre.

Del 20 al 25 de este mismo mes se producirán las votaciones y, tras las verificaciones y recuento de los votos obtenidos por cada candidatura, el 27 de noviembre se procederá a la proclamación de resultados.

En su mensaje como candidato, García Molina asegura que han hecho “política con modestia y con orgullo, sin querer ser más que nadie, pero tampoco menos que nadie”, y que “en muy poco tiempo” han demostrado que las cosas pueden cambiar, aunque les sigue “quedando mucho por hacer”.

Según explica, su candidatura está “formada por un equipo feminista y feminizado, un equipo de unidad comprometido con la sociedad civil para ser una verdadera alternativa de gobierno en Castilla-La Mancha y, sobre todo, un equipo que plantea un nuevo compromiso social con la gente de nuestra región”, así como un “claro compromiso con el futuro de Castilla-La Mancha”.

“Creemos que podemos crecer y ganar, que Podemos Gobernar Castilla-La Mancha en 2019, para que la política sea el reflejo del trabajo y el esfuerzo que la gente de nuestra Región hace todos los días. Estamos convencidas y convencidos que, entre todas y todos, podemos construir una región mejor”.

De su lado, David Llorente, indica que gente de Castilla-La Mancha necesita “un Podemos no se calle. Que no guarde silencio ante escándalos como el ‘caso Incarlopsa’, que no tema alzar la voz ante la pretensión de encarcelar a los jóvenes de Fraguas, que se oponga inequívocamente al trasvase y las macrogranjas, que defienda con claridad la gestión directa de los servicios públicos, que luche con valentía por el futuro y la dignidad de nuestra gente y nuestra tierra”.

Según explica, durante esta legislatura y gracias a la movilización social y a una “sólida acción parlamentaria” se han paralizado los proyectos de ‘fracking’ y de minería de tierras raras e impulsado “iniciativas para revertir recortes, recuperar derechos y avanzar en igualdad”. “He denunciado también abusos, privilegios y malas prácticas, enfrentando y resistiendo todo tipo de presiones, hablando siempre claro y diciendo la verdad”, indica en su presentación como candidato.

El diputado de la formación morada cree que ahora se debe asumir “el reto de construir una alternativa unitaria de gobierno frente al viejo PSOE de que no pase por las derechas del PP y de Ciudadanos; una alternativa basada en la confluencia con las demás fuerzas políticas y sociales que trabajan también por el cambio; una alternativa para transformar Castilla-La Mancha en una región con futuro donde podamos vivir con dignidad”.

Por su lado, Gemma Heras se presenta con el reto de sustentar “unos pueblos vivos” y de acercar la ciencia a las decisiones políticas, teniendo en cuenta que, como ella misma explica, su vida profesional transcurre como funcionaria en CSIC, acompasada del activismo en movimientos sociales como sol@investigacion del 15M y Marea Roja.

“Ver como algunas de las reivindicaciones de los colectivos se materializan en acuerdos porque hay gente que las canaliza y analiza para que gracias a la perseverancia de otras salgan adelante, me ha llevado a dar un paso al frente, desde y con los movimientos sociales e intentar asaltar las instituciones, para llevar su voz y ponerme al servicio de la ciudadanía” para “transformar la sociedad que nos rodea así como transformar el modelo económico de nuestra región siempre con una perspectiva de género y sin olvidar la necesidad de una participación real, en comunión no solo con colectivos sino con otras fuerzas políticas”.

Gemma Heras ha sido asesora en el Congreso, desarrollando preguntas, Proposiciones no de Ley y enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado, siendo ahí donde se dio cuenta “de la importancia de estar en las instituciones para llevar a buen término las reivindicaciones de los colectivos”.