De esta forma, Montserrat ha recogido el guante que le ha lanzado la senadora en el Pleno del en el marco de una pregunta sobre las medidas que va a adoptar el Gobierno para que se hagan reales y efectivos los derechos de las personas con discapacidad antes de que venza el plazo máximo de exigencia fijado en la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

“Tiene mi compromiso de pasar un día con usted”, ha asegurado la ministra ante la invitación de compartir con ella una jornada completa. Esta propuesta ya se la había planteado en 2013 al presidente del Gobierno, , pero ha lamentado que su invitación no fue atendida. Hoy la ha extendido a todos los miembros del Gobierno.

Montserrat se ha dirigido a la senadora de Podemos para definirla como “un referente” para los españoles con y sin discapacidad y ha asegurado que es consciente de las “dificultades” diarias que encuentran las personas con discapacidad.

En este sentido, la ministra ha apostado por “derribar” las “barreras tanto visibles como invisibles” que afectan a los españoles y ha asegurado que el trabajo para conseguir una sociedad accesible “no tiene fecha de caducidad”.

Si bien, ha puntualizado que la accesibilidad universal no solo implica una transformación física del entorno, en la estructura normativa, en la forma de educar, de facilitar el acceso al empleo, en la planificación de las calles y el diseño de edificios, sino también en la forma de pensar y ver la discapacidad.

En concreto, ha puesto de relieve dos herramientas para lograr un país accesible: el empleo y la educación. En cuanto a la primera, ha destacado que en los últimos cinco años se han firmado “un millón de contratos en apoyo a la discapacidad” y sobre la segunda, ha destacado que “por primera vez” van a “dedicar recursos de las cuentas durmientes para financiar el desarrollo profesional de personas con discapacidad”.

También ha destacado la denuncia que presentó el Gobierno ante por el caso de un sordociego al que una compañía aérea le prohibió volar y sobre el cual, la Comisión se ha comprometido a supervisar la aplicación del reglamento comunitario, según ha apuntado la ministra.

Por su parte, Virginia Felipe ha lamentado que se sucedan las “décadas sin que se cumplan las condiciones de accesibilidad legalmente establecidas” y ha denunciado que el cumplimiento de medidas se condicione a su coste, “poniendo precio a la dignidad y al valor inherente del ser humano”. “¿Hasta cuándo?”, se ha preguntado la senadora de Podemos.

Además, ha enumerado algunos de los obstáculos con los que se encuentran las personas con discapacidad diariamente: ausencia de rebajes en las aceras, falta de baños adaptados en cafeterías o ecografías inaccesibles. “Hay muchísimas personas que hoy día no pueden salir de sus casas, que parece que viven en una cárcel sin haber hecho nada malo”.