La agencia de rating Moody’s ha decidido, con fecha 17 de abril de 2018, elevar la calificación del programa de cédulas hipotecarias de desde Aa2 hasta Aa1, situando la perspectiva en estable. Esta calificación se corresponde con la segunda mejor posible en su escala de 21 alternativas, por lo que a efectos más coloquiales se considera un sobresaliente contundente.

La mejora en la calificación se acompaña del reciente alza del rating del Riesgo Soberano Español y ratifica la solvencia y robustez de la Caja, fruto de su baja morosidad y del alto ratio de capital total que presenta.

En lo que hace referencia a los indicadores de riesgo crediticio, la ratio de morosidad de Caja Rural Castilla-La Mancha mejoró hasta el 2,80% al cierre de 2017, frente al 3,16% del ejercicio anterior (la media del sector fue del 7,79% al cierre de 2017), consolidándose la Entidad, como una referencia nacional de las mejores prácticas sectoriales en gestión del riesgo de crédito.