Los nuevos reductores deben nacer del consenso y la necesidad, por eso es imprescindible contar con la ciudadanía en primer término, ha informado el Consistorio en nota de prensa.

Así, podrían instalarse en las calles Camino Real Baja —entrada al pueblo desde Quintanar de la Orden— Calle El Toboso, Calle Pintor en las confluencias con las calles Dulcinea y Senda Mirabueno, Camino Real Alto y Calle Mayor. Su instalación llevaría aparejada la correspondiente señalización de advertencia a las y los conductores.

En cuanto a la reordenación del tráfico en algunas zonas, se establecerá dirección única en la calle Senda Mirabueno desde la confluencia con Avenida de Pedro Muñoz, prohibiéndose, además, el estacionamiento en esa misma zona. El objetivo es mejorar los niveles de seguridad evitando atropellos y golpes en las calles en las que se ha detectado situaciones de riesgo por excesos de velocidad o visibilidad reducida.