Así lo ha adelantado a el presidente de la (Albacete), , quien ha señalado que después de que la 78º reunión del aprobase por unanimidad la presentación de la candidatura de las tamboradas, la intención es crear una comisión específica compuesta por representantes de las distintas partes de España que tocan el tambor para planificar acciones comunes.

, que empezará a funcionar una vez que pase la Semana Santa y toda vez que el presidente del Consorcio Nacional de los Pueblos del Tambor y el Bombo, , ha sido reelegido en el cargo, se encargará de concretar y realizar un seguimiento de las distintas acciones que, junto con el , se van a desarrollar dentro de la candidatura.

Las tamboradas ya optaron en 2014 a ser declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial pero la Unesco “tuvo dudas”, según Picornell, al respecto de “cuál era la unión que había entre ellas” ya que “cada una argumentó muy bien” de forma individual su motivación, pero no el fundamento principal que unía a la veintena de localidades que tocan el tambor y el bombo en España.

“La principal unión es que llevamos 31 años celebrando las Jornadas Nacionales de y el Bombo” y eso es “lo que se va a fomentar” en este nuevo intento, en el que no hay que presentar la documentación entera “sino aclarar aquellas partes relativas a la relación y la vinculación de todos los pueblos”, ha explicado Fernando Picornell.

Para incidir en esa conexión, las jornadas de exaltación son el punto fuerte que trabajará la candidatura, tanto desde el punto de vista de los actos como de las reuniones entre las localidades participantes, las muestras que organizan o incluso “la obra civil” que comparten, en referencia a los monumentos alusivos a la tamborada que existen en cada localidad.

RECABAR APOYOS

Así, dentro de los trabajos a realizar, la futura comisión quiere reunirse con los presidentes o responsables culturales de los respectivos gobiernos autonómicos afectados, que son “los mayores valedores y defensores” de las comunidades autónomas, “para recabar apoyos” a esta candidatura, que será estudiada por la Unesco en el ciclo 2017-2018.

La candidatura asocia lugares dentro del Estado español en los que se celebran rituales que consisten en el toque intenso y continuado del tambor y bombo de forma simultánea y colectiva, en un espacio público, generalmente en el marco temporal/ritual de la Semana Santa y coincidiendo con los lugares de desarrollo de dicha celebración.

En concreto, el expediente cita a 17 localidades: (Andalucía); Albalate del Arzobispo, Alcañiz, , Andorra, Calanda, Híjar, La de Híjar, Samper de Calanda, Urrea de Gaén (Aragón); Agramón, Hellín y (Castilla-La Mancha); Alzira y () y Moratalla y Mula (Murcia), aunque sobrepasan la veintena las que se dan cita en el encuentro nacional de exaltación organizado por el Consorcio.

social cuenta con una participación multitudinaria en auge, con miembros de distintas edades, género y situación socioeconómica, organizados en grupos que reciben distintos nombres: cuadrillas, peñas, turbas, cofradías, según las localidades donde se celebren.

La vestimenta se caracteriza por ser colorista, mostrando un significado simbólico. En algunos casos muestra uniformidad dentro de cada grupo o localidad y en otros casos es libre e individual. La cabeza se cubre con cascos, capuces, terceroles y capirotes (que ocultan totalmente la cara), y el cuerpo con túnicas, casacas, pantalones y pañuelos al cuello. En el transcurso del ritual se participa colectivamente en actos de comensalismo (beber y comer en grupo) en espacios específicos preparados para ello: peñas, cuarteles, casas, y cofradías.