La obra fue adquirida por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el año 2006 y fue adscrita al Museo de Santa Cruz en 2008. Salvo por su participación en la muestra ‘Hispania Gotorum’ durante los años 2006-2007, su exposición temporal durante unos meses en el año 2014 y otro corto período de tiempo en 2016 en sustitución de otra obra cedida, este cuadro no está expuesto al público de forma habitual, ha informado el Museo de Santa Cruz en nota de prensa.

Así, esta actividad es una “extraordinaria oportunidad” de ver esta representación del milagro más conocido de la vida del patrono de la ciudad, San Ildefonso, un cuadro representativo de la escuela toledana de mediados del siglo XVI y que sigue los cánones del manierismo imperante en la época y los principios que se imponen en la pintura religiosa para adaptarse a las directrices emanadas del Concilio de Trento.

Luis de Carvajal fue un prolífico pintor, contemporáneo de otros como El Greco, que tuvo su taller en la ciudad de Toledo, desde donde realizó numerosos encargos para conventos e instituciones religiosas de la ciudad y de la provincia, así como para el monasterio de El Escorial o, en el momento de su fallecimiento, para el remodelado Palacio del Pardo.