Según han explicado a Europa Press fuentes ministeriales el pasado 17 de enero terminó el plazo de recepción de propuestas con el que el departamento que dirige Teresa Ribera quería pulsar la opinión de los ciudadanos y colectivos y en la actualidad se está en fase de escucha activa.

Además, han comentado que en las próximas semanas se celebrarán encuentros y contactos para implicar tanto a los colectivos como a las comunidades autónomas y a la y Provincias en la elaboración de la Estrategia contra la Pobreza Energética que para el MITECO debe convertirse en una política de Estado y de largo plazo.

Durante el periodo de exposición pública, la ha presentado un total de 47 propuestas a partir de su programa ‘Ni un hogar sin energía’ que desde 2013 ha atendido a más de 1.500 hogares en 46 localidades españolas.

De partida, la entidad considera que el derecho a la energía debe estar recogido en la Constitución. A partir de ahí, propone una reforma “sustancial” del bono social eléctrico y del cheque térmico para que haga especial hincapié en la concesión “automática” por criterios de renta que se apoye en la creación de un registro de perceptores potenciales.

Carlos Pesqué, de Ecodes, plantea sustituir el bono social y el cheque térmico por mecanismos “más eficientes y justos”, como por ejemplo una tarifa social de la luz y gas, con un precio “estable” y ofertada y financiada por “todas” las comercializadoras que operan en el mercado español.

Otras de sus propuestas trasladadas a Europa Press pasan por reformar el sistema de fijación de precios de la electricidad y de la factura eléctrica para incentivar el ahorro y que reduzca el peso del término fijo frente al consumo, además de aplicar un IVA reducido para un consumo básico, entre otras.

Además, Celia Foronda, de ECODES, considera que la rehabilitación energética debe ser clave en la estrategia de lucha contra la pobreza energética mediante “partidas específicas” para hogares vulnerables y “mecanismos financieros” e importes mínimos subvencionables según las características y nivel de renta de estos colectivos.

“Es esencial realizar una modificación fiscal para que las ayudas a la rehabilitación energética de hogares vulnerables no computen como ingreso en la Declaración de la Renta, hecho que puede provocar la pérdida de otro tipo de ayudas sociales, como las becas de comedor”, considera.

Igualmente, Ecodes propone que la Estrategia potencie la instalación de fuentes renovables para el autoconsumo de familias vulnerables y aprobar fondos específicos para que los gobiernos locales y autonómicos cuenten con asesores de energía y/o herramientas que permitan reducir el consumo de energía de aquellas personas vulnerables preceptoras de ayudas.