Según informa a la tía de Daniel, , tras la declaración tanto del autor confeso, que permanece en prisión desde el 12 de marzo de 2015 y que se enfrenta a una condena de entre 14 y 25 años de cárcel por homicidio, como de los testigos, ha quedado probado que “evidentemente el móvil del crimen ha sido pasional”, a pesar de que la novia ha mantenido que “conocía al acusado” pero que entre ellos “no había nada”.

Para Moreno, con esta declaración también queda demostrado que la novia “ha mentido en el juicio” porque además se han presentado como prueba numerosas fotografías del acusado y Jennifer juntos “besándose”, e incluso algunas con “actitud subida de tono”.

Si bien, ha insistido en que no existía tal relación con el acusado a pesar de que la acusación le ha recordado que en una de sus declaraciones ante el juez lo reconocía, a lo que ha asegurado que “estaba medicada y no sabía lo que decía”.

En este sentido, Ruiz ha declarado que se presentó en el lugar del crimen en un taxi en busca de Daniel Moreno y que estaba tranquila, a pesar de que el agente de la Guardia Civil que estaba presente ha declarado lo contrario, que “se presentó muy nerviosa y que percibió que la joven sabía lo que había pasado por la actitud que mantuvo en el momento”.

CONTRADICCIONES

En opinión de la tía de la víctima, “es cierto que ella ha ido a modo de testigo y que se está juzgando al acusado, pero se está contradiciendo constantemente porque ella ha manipulado ambas relaciones”.

“Esto es una impotencia para la familia porque sabemos la manipulación que ha llevado a cabo y no podemos hacer nada porque ella está en la calle”, ha apuntado.

Un móvil pasional que también defiende el Fiscal, quien ha afirmado durante el juicio que entre junio de 2014 y febrero de 2015, el acusado mantuvo una relación afectiva con Jennifer y “simultánea” a la que mantenía con Daniel Moreno, y que fue Jennifer la que le dijo que había roto con él y que quería volverse a Talavera con Pedro.

Además han declarado los padres de Daniel, familiares y amigos del acusado, testigos presenciales del presunto crimen, así como los agentes de la Guardia Civil que acudieron al aparcamiento en el momento del suceso.

El juicio continuará a lo largo de esta semana, con las declaraciones de los forenses, y el viernes se dará a conocer la sentencia.