Según el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso , a ambos imputados se les acusa de sendos delitos de contra la salud pública en la modalidad de que causan grave daño para la salud, por lo que pide una pena de cuatro años y dos meses de prisión a . —además de una multa de 100.000 euros— y a W.D.A.R., debido a su reincidencia por la que se le impuso pena en 2015, cinco años y cuatro meses de prisión —y una multa de 160.000 euros—.

La investigación de los hechos se inició el 15 de noviembre de 2016 cuando EPA fue a aprovisionarse de cocaína a casa de otro acusado y fue interceptado al regreso por agentes del Cuerpo Nacional de la Policía en la Puerta de de la capital descubriéndose la droga que portaba.

Ese mismo día se procedió a registrar el domicilio de los dos acusados en la capital encontrándose el resto de la droga, dinero así como otras sustancias para adulterar la cocaína como lidocaína, cafeína y fanaceína, así como aparatos para preparar la droga para su venta.