Rodríguez, que sustituye a al frente de Atica en Guadalajara desde el pasado 17 de octubre, cree que la situación política actual se está moviendo más ahora hacia el lado animalista que hacia el sector de la caza, lamentando que desde la Delegación de la Junta sus nuevos responsables aún no se hayan puesto ni siquiera en contacto con ellos, ha señalado a Europa Press.

Rodríguez se ha referido expresamente tanto al delegado de la Junta, , como al responsable que lleva ahora Desarrollo Sostenible, , lamentando la situación, aunque ha reconocido que a nivel regional “sí hay muestras de colaboración”.

“Nadie nos comenta cómo va a quedar nada y eso nos está empezando a asustar un poco”, ha indicado, preocupado por lo que pueda pasar expresamente cuando concluya la temporada de caza.

El nuevo presidente de Atica ha lamentado que no se les tenga casi en cuenta cuando suponen una aportación importante a la fijación de población y a generar economía y turismo.

Según el presidente de Atica, el sector mueve mucho dinero no solo en cotos, sino en restaurantes, gasoil y turismo.

Uno de los retos que quiere acometer este mismo año Atica de Guadalajara pasa por la modificación de estatutos con el fin de dar una mayor amplitud a una asociación que cuenta con cerca de 500 cotos de caza asociados entre Guadalajara y Cuenca y que busca ampliar el rango de cobertura a nivel regional.

Por lo que se refiere a la situación del sector hoy, ha señalado que la caza menor está cada vez “más limitada y complicada” por el uso extensivo en agricultura de los fitosanitarios y también por la eliminación de lindes en el uso de suelo.

En cuanto a la caza mayor ha dicho que “tampoco es demasiado boyante” y que el hecho de que no haya llovido mucho hasta ahora no ha ayudado nada, aunque tienen la esperanza de que las últimas lluvias contribuyan a mejorar al menos en este tipo de caza.