Gascueña ha reconocido en declaraciones a Europa Press que el brote de sarampión este año ha sido “algo más potente”, pero ha indicado que todos los años se dan casos y que no es alarmante y que “la situación epidemiológica en Guadalajara no ha cambiado”, sin descartar nuevos casos como algo “completamente normal”.

Sin embargo, la delegada de Sanidad ha hecho un llamamiento a la población de la provincia de entre 40 y 50 años que no tengan seguridad de haber sido vacunados de la triple viral o vírica, para que se acerquen a su consultorio y si no tienen puesta la vacuna, se la pongan.

El último caso de sarampión declarado se dio el 19 de agosto y desde entonces no se ha dado ningún otro, lo que no quiere decir que no vaya a haber más, pero sí ha confirmado Gascueña que la gran mayoría se han registrado en la zona del Corredor y en la capital, que es donde más población se concentra.

La mayoría de los casos registrados se han dado en pacientes de entre 40 y 50 años, una franja de edad que según ha apuntado la delegada tiene su explicación, y es que en su momento, en esos años no se contemplaba como obligatoria esa vacunación, de ahí que ahora, desde la Delegación de Sanidad si se recomiende vacunar a las personas en este intervalo de edad “siempre y cuando no hayan pasado el sarampión”, ha subrayado.

En cuanto a aquellas personas que no recuerden si han sido o vacunadas, la recomendación de la delegada es que pidan cita en su consulta de Enfermería para que comprueben su calendario vacunal y “en caso de duda, se pueden vacunar porque la vacuna no tiene ningún riesgo”.

Tiene constancia de que ya hay personas que se están acercando a sus ambulatorios para comprobarlo pero “tímidamente”; no obstante, ha señalado que desde los centros de salud se “está empezando a hacer activamente” un llamamiento a la población de esta edad para que se acerquen y revisen estos calendarios y vean si son o no susceptibles de vacunación.

Del mismo modo ha apuntado que aunque las enfermedades propias de la infancia no tienen “casi ningún problema” en esa etapa sino que suelen ser banales, “en personas adultas pueden tener consecuencias más delicadas”. “El sarampión es muy contagioso y se contagia precisamente donde hay más gente”, ha apostillado.

Por último, la responsable de Sanidad ha descartado que este brote se pueda atribuir a la llegada de más población migrante y ha subrayado que la mayor parte de los casos se dan precisamente en población autóctona.