Al arrancar su intervención de réplica, Núñez ha endurecido el tono contra el candidato a la reelección tras un primer discurso muy propositivo. Así ha calificado la respuesta recibida por parte de García-Page de “inadecuada e inapropiada”, hasta el punto de que “muchos votantes del PSOE se avergüenzan de que esté tan enrabietado contra alguien que le acaba de ofrecer acuerdos”.

“Usted ha perdido toda su credibilidad, le hemos ofrecido diálogo y acuerdo y usted ha subido el enfadado. Usted se va a enfadar siempre con el PP porque a usted no le importa para nada la oposición, es todo un postureo que no necesita porque tiene los votos suficientes para ser presidente”, ha indicado.

Abundando en su crítica, ha acusado al presidente en funciones de pensar que “por haber ganado las elecciones se han acabado los problemas de Castilla-La Mancha”. “Se habrán acabado los del PSOE, pero a mí me importan más los ciudadanos que mi partido y mis resultados”, ha afirmado, aseverando que García-Page “quiere ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro”.

Le ha vuelto a recordar todos los retos ofrecidos en su primera intervención, desde las ayudas para autónomos hasta una Mesa del Deporte, extremos ante los que no ha contestado y se ha limitado a “enfadarse”.

“Le he propuesto una estrategia conjunta para garantizar que la PAC llega íntegra a Castilla-La Mancha y usted se ha enfadado. Le he propuesto extender los ejes logísticos para mejorar el empleo, y usted se ha enfadado”, ha insistido.

PAGE NIEGA ESTAR ENFADADO

De su lado, García-Page subía de nuevo al estrado para rechazar un estado de enfado: “Me he propuesto estar cien días sin cabrearme ya que ustedes no me van a dar los cien días de gracia”, ha bromeado.

En esta dúplica, el candidato a la reelección ha aprovechado para pedir “un voto de confianza” al PP para demostrar que sí está abierto al diálogo, voto que ha sugerido cristalizar a través de una abstención del Grupo Popular en la votación de la investidura.

Una petición de abstención que ha hecho extensiva al plano nacional. “Me gustaría que atendieran la llamada del presidente Sánchez y que cumplieran con su deber constitucional para facilitar el normal funcionamiento del Estado”.

Ha sido en este punto en el que García-Page ha recordado que el PSOE “se dejó la piel” para facilitar la última investidura de , a lo que ha sumado que el PP de Castilla-La Mancha rechazara llegar a un acuerdo presupuestario con el Gobierno regional en 2017 cuanto Podemos perpetró el “hachazo” a la tramitación de las cuentas generales.

Tras sacar pecho por los resultados electorales y asegurar que “se puede hablar más fuerte cuando tienes más diputados”, ha hecho suyas unas palabras de Paco Núñez en las que apuntaba que hay que confiar en los castellano-manchegos. Aquí, ha recordado que han sido ellos los que han ido a las urnas para certificar su mayoría absoluta.

También ha presumido por “haber reducido la deuda más de lo comprometido” con los supervisores financieros, y todo “recuperando servicios, derechos y la autoestima de la Comunidad Autónoma”.

“Hemos ganado con su ley electoral. Una ley que habrá que cambiar. A lo mejor eso tiene consecuencia y vienen Podemos y Vox. Pero lo importante es que unas Cortes representen a la gente”, ha señalado.