Así lo ha indicado Fernández Collado durante la inauguración del Curso de Verano ‘Patrimonio Conventual: presente y futuro’, en la (UCLM) en Toledo, donde ha estado acompañado por la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente, Fátima Guadamillas; la concejal de Cultura, ; y el profesor titular de la UCLM, .

“La vida consagrada es una existencia de muchos siglos y para la Iglesia es una riqueza en cuanto hay personas que consagran su vida al Señor y lo viven de una manera concreta para ayudar a todos los demás, algo que la Iglesia ha valorado durante siglos y lo sigue haciendo”, ha señalado el obispo auxiliar.

En Toledo, según ha dicho, la Diócesis cuenta con 38 monasterios, 14 de los cuales se encuentran en la ciudad. En este sentido ha indicado que hay 31 monasterios ‘sui iuris’, que dependen directamente de la Santa Sede.

Ante la problemática de la falta de religiosas, la Diócesis ha creado un grupo de trabajo en el seno de la Iglesia dedicado a reflexionar sobre este asunto, integrado por juristas, arquitectos, expertos en patrimonio y gente representativa de la ciudad. Este grupo, según ha detallado el obispo, está recibiendo sugerencias.

A renglón seguido ha indicado que una de las soluciones para este asunto y que “ha dado resultado en algunos conventos” es que vengan a Toledo religiosas de otros lugares o países. Como ejemplo, el obispo auxiliar, ha señalado que en los conventos de la ciudad hay 44 religiosas de la India, 22 de Kenia, cinco de Bolivia, tres de Brasil, dos de Paraguay, una de Argentina, 36 de Perú o 30 de Colombia.

“Esto es una ayuda para algunos conventos”, ha dicho Fernández Collado, quien, no obstante, cree que ésta “no es la solución” ya que la mayoría se forman en España y “luego quieren volver a sus países para continuar con su vida consagrada”.

“UN MAL GENERAL”

Por su parte, el profesor titular de la UCLM, José Carlos Vizuete, ha señalado que la situación de Toledo es “preocupante”, pero que es “un mal general”, ya que la situación “por el carácter demográfico” se está produciendo un “envejecimiento de las comunidades”.

Es por ello, ha dicho, que hay un “descenso en monjas” y no hay “tasa de reposición”, por lo que el número de novicias no asegura el mantenimiento de las comunidades religiosas.

“El futuro en cuanto a la pervivencia de las comunidades no es halagüeño”, ha advertido el profesor, que ha añadido que lo que está ocurriendo es que estas comunidades que se encuentran reducidas y envejecidas se concentran en otros lugares.

Según el profesor de la UCLM, con esta situación “aparece otro problema, y es qué pasa con los edificios, de quién es la titularidad y cuáles pueden ser las propuestas de conservación o manteniendo de los edificios que se quedan vacíos”, ha precisado.

Vizuete ha dicho que cree que si hay doce conventos en el interior del Casco Histórico de Toledo la solución “no es que todos se conviertan en museos”, como en el caso del Convento de .

DIFERENTES ÁMBITOS

De su lado, la concejala de Cultura y Educación, Nuria Cogolludo, tras agradecer a la Universidad regional el interés que viene mostrando por la conservación del patrimonio conventual, ha dicho que no se puede permanecer “impasibles ante la conservación y permanencia en nuestra ciudad de los bienes patrimoniales que se conservan en estas dependencias”.

En este sentido, y consciente de la complejidad del asunto, la responsable municipal de Cultura ha señalado que el presente y futuro de los conventos “requiere ser abordado desde muy diferentes ámbitos, pues en ocasiones confluyen intereses contrapuestos entre, por ejemplo, su legítima propiedad material, y la propiedad moral, que, creo, corresponde a la sociedad toledana”.

El curso de verano, en el que distintos especialistas reflexionarán sobre estas circunstancias, incluye una sesión de carácter general en la que se analizará la legislación y los diferentes planes de actuación que involucran al Estado y a la Conferencia Episcopal. El programa abordará así mismo el tratamiento del patrimonio artístico y bibliográfico de los conventos y monasterios toledanos y las intervenciones que el Consorcio ha llevado a cabo sobre ellos.

La segunda y última sesión, que tendrá lugar este viernes, trazará el panorama de una situación “que es mala en general y lo veremos aplicado a Toledo, , y Córdoba”. El curso concluirá con una visita al Monasterio de Santa Clara, “uno de los que se ha cerrado recientemente en la ciudad con la propuesta de conservación y difusión de su patrimonio artístico mediante un modesto proyecto de musealización”.