El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha afirmado hoy que la previsible flexibilización del objetivo de déficit de las comunidades autónomas del 0,5 al 0,6% del PIB en 2017 permitirá al Gobierno regional disponer el próximo año de 40 millones de euros adicionales para destinar a gasto social, fundamentalmente, a sanidad.

Ruiz Molina ha hecho estas declaraciones a la entrada del y Financiera que esta tarde se celebra en el en y en el que se fijará el objetivo de déficit de las regiones para el próximo año.

En este sentido, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha manifestado que esta previsible flexibilización del objetivo de déficit al 0,6% del PIB es beneficiosa para las comunidades autónomas, en la medida en que se flexibilizan las posibilidades de gasto de las regiones, que son las que soportan el gasto social.

Esto supondrá, “en el caso de Castilla-La Mancha, disponer de 40 millones adicionales, que, como ha dicho el presidente , se van a dedicar a gasto social y, fundamentalmente, a sanidad”.

No obstante, Ruiz Molina ha reiterado su total disconformidad con la distribución de los objetivos de estabilidad presupuestaria entre el Estado y las comunidades autónomas, ya que este debe ser proporcional al gasto que asume cada Administración pública.

En cualquier caso, ha concluido Ruiz Molina, “no deja de ser un parche y desde Castilla-La Mancha lo que defendemos es una modificación sustancial del sistema de financiación de las comunidades autónomas, que tenga en cuenta la distribución del gasto y, sobre todo, del gasto que soportan las comunidades autónomas, que está mucho más relacionado con el bienestar de los ciudadanos”.

Esta reivindicación será una de las que defienda durante la reunión, junto con la exigencia de que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas traslade a Castilla-La Mancha el importe exacto de las entregas a cuenta para el próximo año, ya que esta magnitud supone entre el 70 y el 80% del estado de ingresos de la región.