En cuanto a los menores de edad, 57 niños y adolescentes continúan en las instalaciones previstas para la primera acogida, a la espera de que se les asigne el recurso más adecuado a sus circunstancias, detalla la Valenciana en un comunicado.

La segunda fase de la Operación Esperanza ha sido coordinada desde la dirección valenciana de Inclusión Social, junto al , y Cruz Roja, la entidad encargada de gestionar la llegada y el proceso.

Según los datos del departamento de Oltra, del total de personas acogidas, 477 personas adultas se han quedado en España, repartidas entre varias comunidades autónomas: Andalucía (74), (26), (19), Aragón (17), Cataluña (15), (13), País Vasco (10), (10), Extremadura (6), y (7), (5) y Castilla-La Mancha (2).

La Comunitat Valenciana ha acogido a alrededor de 210 personas adultas o menores acompañadas, la mitad hombres y la mitad mujeres y de 20 nacionalidades diferentes. En este proceso han participado ocho entidades: Generalitat, , Red Acoge, Accem, Cáritas, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), y .

La mayoría de los migrantes proceden de Nigeria y el resto son originarios de Sierra Leona, Sudán, Argelia, Ghana, Eritrea, Libia, , Etiopía, Marruecos, Camerún, Senegal, Comoras, Pakistán, Guinea , Níger, , Bangladesh, Costa de Marfil, y Togo.

Por franjas de edad, la mayoría tienen entre 21 y 25 años, seguidos de los de 16 a 20. Tras ellos están los que tienen entre 26 y 40 y, por último, el colectivo más minoritario es el de los niños y niñas con menos de diez años.

EXCELENTE COORDINACIÓN

Oltra ha resaltado la “excelente coordinación” entre todas las partes implicadas en el proceso de acogida de los 629 migrantes que arribaron al puerto de València a bordo de la flotilla del Aquarius. También ha ahondado en la labor realizada desde la dirección de Infancia y Adolescencia con los menores de edad que llegaron a bordo de alguno de los barcos.

Desde el momento en que se supo que iban a llegar a la Comunitat, la vicepresidenta ha recordado que se puso en marcha un dispositivo a través del (Cecopi), en el que estaban integradas todas las partes. Fue calificado “excepcional” por las entidades que tienen experiencia en la acogida de refugiados, ya que se garantizó una atención personalizada y cercana, además de legal y médica

“València ofreció un refugio seguro a estas personas, y desde su llegada se les ha dado una atención que pone el tratamiento humanitario por encima de otras consideraciones”, ha subrayado Oltra.

Ha agradecido así la labor de los más de 800 intérpretes de diferentes lenguas que se prestaron voluntarios para ayudar en el proceso de acogida. Fueron formados desde la Conselleria de Educación y Cruz Roja para atender a estas personas, que también contaron con la asesoría legal del Colegio de Abogados de Valencia en todo el proceso de petición de asilo.

La titular de Políticas Inclusivas ha subrayado que esto “no hubiera sido posible sin la solidaridad de la sociedad valenciana”. Ha puesto como ejemplo que, desde que se anunció la llegada del barco al puerto de València el 12 de junio, “se han recibido más de 1.800 correos electrónicos de personas particulares, que ofrecían desde ayuda económica a artículos de primera necesidad, como ropa o zapatos”.

En la misma línea, ha resaltado los ofrecimientos de viviendas por parte de los municipios de la Comunitat, que se han querido sumar al dispositivo de la operación Esperanza Mediterránea. Todas estas muestras de solidaridad “convierten a la Comunitat Valenciana en un ejemplo para España y para el conjunto de ”, ha manifestado.

Para coordinar y canalizar estas peticiones, representantes de la Generalitat y de la y Provincias (FVMP) han llevado a cabo varias reuniones con el fin de realizar una recopilación de recursos residenciales y servicios de las ‘ciudades refugio’.