En declaraciones a los medios de comunicación en el transcurso del acto de presentación, Martínez ha agregado que se trata de la nueva tipología de quiosco que se viene implantando en toda España, que ya está presente en ciudades como Albacete y de la Reina y permitirá sustituir a los antiguos, con más de treinta años de uso, por lo que, admite, “están más que amortizados”.

La nueva propuesta mejora la accesibilidad tanto de clientes como de los propios agentes vendedores con discapacidad de la organización, puesto que incorpora una rampa fija para el acceso de una silla de ruedas y su interior es más espacioso, lo que beneficia a aquellos vendedores de cupones con ceguera que utilizan perro guía.

Junto a ello, según Martínez Eslava, también se ha mejorado la accesibilidad para el cliente, situando la exposición de cupones en la zona baja del quiosco, a la altura de una persona en silla de ruedas, que también dispondrán de un segundo punto de atención de venta que ocupa el ancho de la puerta.

De otro lado, la nueva disposición del quiosco “mejorará la comunicación entre vendedor y cliente, que será mucho más clara y directa porque no hay elementos que impidan la visión”.

Entre las novedades, el director de la ONCE en Cuenca también ha subrayado el uso de materiales más ecológicos y su bajo consumo energético para, a continuación, aseverar que la puesta en marcha de este nuevo quiosco forma parte de un plan de renovación que, en el plazo de tres años, permitirá la sustitución de los actuales, entre los que se encuentran los diez que hay en la provincia de Cuenca.

Al acto también ha acudido el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de la capital, Julián Huete, y el alcalde, , quien, tras agradecer la labor de la ONCE y mostrarse “abierto siempre a colaborar”, ha considerado que este nuevo quiosco “contribuirá, además, a embellecer la parte baja de la ciudad”.